Información Gral
Sábado 15 de Julio de 2017

900 kilos de marihuana en camioneta abandonada

Cerca de 900 kilos de marihuana fueron encontrados en el interior de una camioneta abandonada en el ingreso a la localidad de Blanco Payagua, a unos 75 kilómetros de la capital formoseña, durante un control realizado por efectivos de Gendarmería Nacional, informaron hoy fuentes de esa fuerza.

Cerca de 900 kilos de marihuana fueron encontrados en el interior de una camioneta abandonada en el ingreso a la localidad de Blanco Payagua, a unos 75 kilómetros de la capital formoseña, durante un control realizado por efectivos de Gendarmería Nacional, informaron hoy fuentes de esa fuerza.

El procedimiento fue realizado en el cruce de las rutas nacional 11 y provincial 5. El comandante principal Carlos Fernández, jefe del Escuadrón 15 de Gendarmería, detalló que "mientras efectivos realizaban un control vehicular observaron una camioneta Nissan que se dirigía hacia el control a gran velocidad y, de un momento a otro, baja la marcha y se apagan las luces".

"Ante esta situación, los efectivos se acercaron hasta la camioneta ya abandonada sin sus ocupantes, donde encontraron 894 paquetes de marihuana que contenían un total de 874 kilogramos".

Banco Payagua es una localidad lindante con la ciudad paraguaya de Pilar, por lo que se presume que el ingreso de la droga podría haber sido por allí.

Tras el secuestro de la carga, se dio intervención a la justicia Federal para continuar con la investigación y lograr dar con los responsables del cargamento, añadió el efectivo.

"Narcobruja"

Una banda narco liderada por una pareja de mujeres que operaba en el interior de una villa de Lomas del Mirador, en La Matanza, fue desarticulada tras una serie de allanamientos en los que secuestraron 14 kilos de marihuana, más de 1.000 dosis de paco y cocaína. En los siete operativos los efectivos lograron aprehender a ocho personas, entre ellas las principales acusadas de manejar la banda, apodadas "La Bruja" y "La Pelo Duro". "La Bruja" había adquirido su apodo en el barrio por los supuestos rituales umbanda o de hechicería que realizaba para maldecir los bunkers de droga de la competencia. Ella, junto a su novia "La Pelo Duro", daban las directivas a las otras mujeres de la organización, que repartían la droga a distintos vendedores.

Comentarios