Información Gral
Domingo 02 de Abril de 2017

35 años después, comienza a reconocerse a las enfermeras de la Guerra de Malvinas

Son 14 y atendieron a los heridos que eran traídos al continente. No reciben ninguna pensión. "El olvido es violencia. Casi nos borran de la historia".

A 35 años de la Guerra de Malvinas, tanto Ushuaia (Tierra del Fuego), sede de los actos centrales, como en la provincia de Catamarca se llevan a cabo este fin de semana sendos homenajes a las 14 enfermeras que participaron de la gesta.

    Se trata de la primera vez en que se honra el trabajo de las "mujeres olvidadas" del conflicto del Atlántico Sur. El reconocimiento público sirve a la vez para la presentación de dos libros que narran la experiencia de las asistentes médicas en aquel doloroso capítulo de la historia argentina.

    En Catamarca, ciudad en la que residen dos de las enfermeras, se presentó ayer el libro "Mujeres Olvidadas de Malvinas" de la escritora Sandra Solohaga, que recopila la vida y memoria de enfermeras civiles que prestaron servicio en el Hospital Naval de Puerto Belgrano de Punta Alta, provincia de Buenos Aires.

    En el libro, cada una de ellas, en primera persona, relata sus vivencias en el nosocomio emplazado en la base donde operaron las tres fuerzas armadas.

    En Ushuaia, por su parte, las veteranas Stella Maris Morales, Ana Masitto y Alicia Reynoso se reunieron con excombatientes residentes, visitaron establecimientos educativos y fueron homenajeadas por los funcionarios locales.

    Allí Reynoso, quien viajó desde la cercana Paraná, capital de Entre Ríos, presentó la obra "Crónicas de un olvido", que narra la "verdad" sobre la participación de las mujeres en el conflicto armado de 1982. "Cumplimos un rol y no deja de ser importante. Las mujeres estuvimos", dijo.

    Reynoso se mantuvo en silencio 30 años sobre los días de horror que le tocó vivir. Pero en 2010 tuvo un intento de suicidio. Siete años después, publica el libro donde narra sus experiencias en el hospital reubicable de la Fuerza Aérea en Comodoro Rivadavia entre el 6 de abril y el 10 junio de 1982, cuando tenía 24 años.

    Hoy, a los 61, Alicia integra la segunda brigada aérea de Paraná y trabaja en un centro asistencial. En Tierra del Fuego, junto a sus camaradas Masitto y Morales, también de la Fuerza Aérea, la mujer habló con la prensa.

    Las 11 restantes VGM (Veteranas de la Guerra de Malvinas) de la Fuerza Aérea son las vicecomodoros Mónica Rodríguez y Mónica Rosas; las suboficiales Gladys Maluendez, Mirta Rodríguez, Sonia Escudero y Helda Soloaga; y las integrantes del personal civil Stella Maris Botta, María Marta Arce, Liliana Colino, Gisela Bassler y Esther Moreno.

   Ninguna recibe pensión, entienden que les corresponde, pero no la reclaman.

   "Las mujeres de la Fuerza Aérea no estamos atrás de un resarcimiento económico. Aquí hay una cuestión de honor, de olvido y violencia. Porque el olvido es violencia. Casi nos borran de la historia. Casi somos unas NN definitivamente. Y ya tenemos suficiente con los NN en este país", dijo Reynoso.

   Cuando se le consultó sobre el marco histórico de aquella época, Reynoso recordó que a la Fuerza Aérea "ingresó personal femenino en 1980" en medio de una prueba piloto. El rango con el que ingresaban era de cabo principal.

   "Estábamos preparadas militarmente", señaló, "pero nunca pensamos que cumpliríamos esa función. En la facultad nos enseñaron a curar las heridas del cuerpo, pero durante la Guerra tuvimos que improvisar para curar las heridas del alma. Los soldados heridos que llegaban a Chubut, provenientes de las islas, traían el alma destruida y en nosotras veían a la mamá, a las novias y hermanas".

   Sobre la crisis personal que vivió en 2010, la Veterana de Guerra que fue reconocida hace poco por el Concejo municipal de Rosario contó: "Tuve una crisis nerviosa que me obligó a hacer terapia profunda y que me sanó una parte muy oscura en mi vida, cosas que no podía contar. Y cuando lo hice, empecé a sanar por dentro. Es un daño que no se va a reparar nunca pero que puede sanar al contarlo. De a poco, mis compañeras también están animándose a hablar, en gran parte por el daño que nos han dado al tratarnos de NN".

Acerca de las razones por la que no cobran pensión, respondió que es "por una actitud totalmente política. En los 90, en la presidencia de Carlos Menem, se firmó un decreto que dejaba afuera de los resarcimientos económicos a las personas que no habían estado en las islas, y la Fuerza Aérea tenía las bases desde donde despegaban los aviones en el continente. Pero quiero que quede bien en claro que las mujeres de la fuerza aérea no estamos atrás de un resarcimiento económico. Aquí hay una cuestión de honor, olvido y violencia".

El presidente, con ex combatientes

Familiares de caídos y veteranos realizarán actos hoy, destacándose la tradicional ceremonia en la ciudad fueguina de Ushuaia. En tanto, el presidente Mauricio Macri recibirá a un grupo de excombatientes en la Quinta de Olivos. En horas de la mañana, el jefe de Estado se reunirá en la residencia de Olivos con integrantes de la Comisión de Familiares de los Caídos y de la Confederación de Combatientes, que presiden María Fernanda Araujo y el rosarino Rubén Rada. En Tierra del Fuego, al igual que todos los años, anoche se realizó una vigilia en la ciudad de Río Grande, mientras que hoy Ushuaia será sede del acto central con la gobernadora Rosana Bertone y el ministro Rogelio Frigerio.

Comentarios