Información general
Lunes 26 de Diciembre de 2016

Varios miles de invitados y un muerto en la fiesta familiar mexicana que se viralizó en el mundo

El padre de Rubí Ibarra invitó "a todo el mundo" a los quince años de su hija. El pequeño pueblo de La Joya se convirtió hoy en un caos, y estiman que serían entre 20 y 50 mil los asistentes.

Hay quienes dicen que esperaban unos 50 mil "invitados" pero la cifra final quizás no pueda estimarse. Varios miles de personas llegaron hoy a celebrar los quince años de Rubí Ibarra, una adolescente mexicana que se volvió famosa después de que la invitación a la fiesta hecha por su padre a través de Facebook se volvió viral.
Pero la historia divertida y curiosa tuvo un episodio trágico, ya que un hombre murió hoy y otro resultó herido después de atravesarse en la pista de una carrera de caballos que se realizó en la fiesta.
El accidente ocurrió en un terreno de la exhacienda de Laguna Seca, donde se hacía una competencia por la que el padre de Rubí ofrecía un premio de 10.000 pesos mexicanos (unos 470 dólares), en un evento pensado como parte de los festejos.
"Dos personas ingresaron a los carriles, siendo impactados por los equinos", indicó la fiscalía del Estado de San Luis Potosí. Un hombre de 66 años perdió la vida cuando era llevado a un hospital para recibir atención médica, mientras que otro de 34 se fracturó una pierna.
La historia de la adolescente mexicana se convirtió en un fenómeno en los últimos días que fue aprovechado por empresas comerciales, canales de televisión y autoridades de turismo.
El show revolucionó a la sencilla comunidad de La Joya, en San Luis Potosí. Incluso el gobernador Juan Manuel Carreras acudió a saludar a la joven y a sacarse una foto con la familia.
Unos 450 policías fueron desplegados para garantizar la seguridad. En el predio previsto para el concierto la Comisión Federal de Electricidad tuvo que instalar luz eléctrica porque no había.
Con gesto adusto y un poco de tensión por el asedio de la prensa, la adolescente salió de su casa con un vaporoso vestido, abriéndose camino entre cámaras de televisión y fotógrafos, que provocaron la molestia de sus padres.
El vestido fue obra de Mitzy, conocido en México como el "diseñador de las estrellas". Después de la misa hubo una comida y una carrera de caballos, y estaba previsto un baile con bandas musicales en un predio cercano.
Embed

El mayor número de asistentes se esperaba para esa parte de la celebración. Las autoridades estimaban que asistirían más de veinte mil.
La televisión hizo enlaces en vivo, en los que se veía a decenas de vehículos en caravana por la carretera rumbo al baile, pero no hubo en lo inmediato una cifra de asistentes.
El padre de Rubí, Crescencio Ibarra, convirtió la fiesta de su hija sin quererlo en un trending topic en las redes sociales al anunciar en un video en Facebook que "todos" estaban invitados a la celebración.
En realidad, la invitación iba dirigida a la gente de su comunidad, según dijo después, en una de las múltiples entrevistas que se le hicieron a la familia.
La página de Facebook donde se anunciaba el evento superó las cien mil publicaciones en la conversación.

Comentarios