Información general
Miércoles 05 de Abril de 2017

Una partida de dardos no terminó como se esperaba

Dos jóvenes hicieron una apuesta peligrosa: uno aseguró que podría acertarle al blanco aunque el otro pusiera dos de sus dedos en el centro.

Todo había empezado como una apuesta. El tirador, se jactó de tener una puntería perfecta, y el otro lo desafió a acertar el dardo en el blanco, poniendo sus dedos "en V" alrededor del centro. Fue una mala idea.

El lanzamiento del dardo no dió en el lugar esperado y atravezó el dedo del desafiante.

Al retirar el dardo, el herido vio que tenía dos orificios, uno de entrada y otro de salida, pero más allá de los quejidos todo terminó con buen humor.

Embed


Comentarios