Información general
Miércoles 02 de Agosto de 2017

Una pareja bloguera tendrá que pagarle un millón de dólares a una fotógrafa por criticarla

El matrimonio utilizó las redes sociales para destruir la reputación de la reportera gráfica, quien se vio obligada a cerrar su negocio.

Una pareja criticó con dureza a una fotógrafa en las redes sociales luego de una pelea por un puñado de dólares y ahora le deberán pagar un millón de dólares. Esta resolución fue tomada luego de que el matrimonio decidió no abonar 125 dólares por imágenes del casamiento y realizaran fuertes acusaciones que hicieron que la reportera gráfica deba cerrar su negocio.
La bloguera Neely Moldovan y su esposo Andrew utilizaron sus cuentas de redes sociales para acusar a su fotógrafa Andrea Polito por un cobro adicional de 125 dólares que consideraban injusto. También se contactaron con los medios para decir que no podían tener las imágenes de su casamiento porque Polito se negaba a entregarlas.
Moldovan argumentó que no iba a pagar 125 dólares adicionales porque ya había abonado por todo el álbum de bodas. Sin embargo, Polito dijo que la elección que la pareja debía pagar una suma adicional por gastos de diseño.
La presión que tuvo Polito tras la campaña iniciada por Andrew y Neely Moldovan, una figura influyente en las redes sociales con más de 31 mil seguidores en Instagram, terminó por destruir la reputación de la fotógrafa, acusada por los seguidores de Moldovan de estafadora.
Tras perder varios trabajos y al cerrar su negocio, Polito demandó a la pareja por difamación. Dijo que intentó resolver el conflicto con los Moldovan, pero aún así mantuvieron su postura crítica, lo que terminó por afectar su reputación.
"Mi estudio envió una serie de muestras y todas terminaron publicadas en su blog y en las redes sociales", dijo Polito en una entrevista con The Washington Post. "No entregué las versiones en alta calidad, es una práctica habitual en el medio para asegurar el pago de estos trabajos", agregó.
Después de unos meses, Moldovan exigió las imágenes en alta. "Ella no podía entender que no entregamos ese material, algo que ya estaba expresado en el contrato de servicio", agregó la fotógrafa. A partir de este momento comenzaron las disputas y las críticas en las redes sociales sobre las fotos "secuestradas" y el costo adicional por la tapa del álbum de casamiento
El conflicto derivó en una demanda judicial en 2015 y tuvo su desenlace con un fallo a favor de la fotógrafa. El jurado de la justicia de Dallas determinó que la historia de los Moldovan sobre las imágenes secuestradas no era cierta y que realizaron acusaciones difamatorias.

Comentarios