Información general
Jueves 09 de Marzo de 2017

Un pastor no quiso dejar sin bebidas a sus feligreses y abrió un bar en su propia iglesia

Tras el cierre del último pub, y con algunas reglas estrictas, el religioso le devolvió la alegría a sus feligreses.

El pastor de una iglesia tomó la decisión de instalar, bajo ciertas reglas estrictas, un pub dentro de la iglesia del pueblo, luego del ciere del último pub de la localidad.
La historia transcurre en Brielen, un pueblo en el oeste de Bélgica, donde un pastor decidió permitir a sus fieles tomar bebidas alcohólicas en el edificio de la iglesia, abriendo allí un pub, informó la Deutsche Welle.
El pastor decidió brindar su ayuda a los residentes pero impuso varias condiciones a sus visitantes: se permite consumir alcohol sólo después de misa y no se puede cantar ni bailar dentro de la iglesia.
"La vida del pueblo se había ido y ahora la estamos recuperando", apuntó una de las visitantes del nuevo pub, que cierra a la 1 de la madrugada.

Embed

Comentarios