Información general
Jueves 28 de Septiembre de 2017

Un hombre denunció que fue golpeado brutalmente por pedir horas extras

Un trabajador rural de Salto, Uruguay, denunció que el capataz del establecimiento en donde trabaja le produjo una fractura de costilla y lesiones en la espalda

Un trabajador rural de Salto, Uruguay, denunció que el capataz del establecimiento en donde trabaja le produjo una fractura de costilla y lesiones en la espalda porque le reclamó cobrar horas extra.

César Rodríguez, integrante de la Unión Nacional de Asalariados, Trabajadores Rurales y Afines (Unatra), aseguró que las agresiones surgieron cuando el trabajador consultó "hasta qué hora se extendía la jornada laboral" ya que llevaba 14 horas de trabajo.

Asimismo, el diputado de la coalición de izquierdas oficialista, Frente Amplio (FA), Daniel Caggiani, publicó en su cuenta de Twitter una foto con la denuncia del trabajador en donde este explica que recibió castigos "propios de la época de la esclavitud pero a pocos kilómetros de Salto en pleno siglo XXI".

Embed

"Luego de la golpiza del capataz y de dejarme con las marcas del rebenque en mi espalda, en el rostro y una costilla quebrada; no tuve asistencia, habiendo una omisión clara por parte del autor de las lesiones y del patrón de la Estancia", denunció.

Por su parte, el ministro de Trabajo y Seguridad Social de Uruguay, Ernesto Murro, dijo en declaraciones a Radio Uruguay que ya recibieron la denuncia y que están tomando "las acciones que correspondan" para confirmar el hecho.

"Esta mañana nos hemos enterado de esta situación tremenda, lamentable, veremos qué acciones debemos de tomar pero reitero ya estamos trabajando intensamente desde esta mañana en el caso", subrayó Murro.

Además, señaló que, en caso de que se confirme esta situación, estarían ante un hecho "que no es habitual" por la "tremenda gravedad" de la denuncia.

Debido a las repercusiones del hecho en el país, el diputado oficialista Luis Puig anunció que este viernes se realizará una sesión extraordinaria de la Comisión de Legislación del Trabajo que integra para debatir el tema y recibir al hombre castigado.

Puig reclamó a la Asociación Rural del Uruguay (ARU), integrada por grandes productores agropecuarios, que repudie el hecho, porque considera que el agresor es ese tipo de "estancieros que se creen dueños de vidas y haciendas". El castigo al trabajador, con métodos que se creían extinguidos en el país, "denota lo que piensan algunos patrones y la impunidad que existe" en ese sector de la producción nacional, agregó Puig.

Comentarios