Santiago del Estero
Martes 21 de Febrero de 2017

Un hombre apuñaló a su mujer y a sus cuatro hijos, los roció con nafta e hizo estallar la casa

Ocurrió anoche en Santiago del estero. Un expolicía de 50 años apuñaló a su esposa e hirió a sus hijos con el mismo cuchillo. Los roció con nafta y dejó la garrafa abierta lo que generó una explosión fatal.

Un hombre fue detenido anoche después de asesinar a su esposa, sus cuatro hijos menores e incendiar la vivienda en una brutal masacre ocurrida en un barrio periférico de la ciudad de Santiago del Estero.
El hecho se desató horas después de que la mujer denunciara a su esposo por presuntos casos reiterados de violencia de género, según informó la prensa local mientras la Policía, los bomberos y los fiscales a cargo del caso aún trabajaban en el lugar.
Las primeras pericias realizadas por los forenses de la Policía provincial revelan escalofriantes detalles de la historia que conmocionó a toda la provincia norteña, después de la masacre ocurrida semanas atrás en la localidad bonaerense de Hurlingham.
Todo se inició a las 21 cuando, según las primeras averiguaciones, Rodolfo "Fito" Ferreyra -un ex policía de 50 años- encerró en dos habitaciones de la vivienda a su esposa y a sus cuatro hijos menores, entre ellos una niña discapacitada.
Los peritos pudieron reconstruir que Ferreyra habría mantenido una fuerte discusión con su esposa y en un ataque de ira la apuñaló, para luego herir con el mismo cuchillo a sus hijos dentro de las habitaciones.
Tras el ataque, el hombre acusado como autor de la masacre habría rociado con nafta a todos los heridos para luego ir a la cocina y dejar la garrafa de gas abierta, lo que minutos después generó una fuerte explosión.
La explosión llamó la atención de los vecinos en la calurosa noche santiagueña cuando el reloj marcaba casi las 21:30 de lunes, por lo que algunos asustados fueron al lugar y allí observaron que la vivienda ubicada en el lote 3 de la manzana 25 del barrio Villa del Carmen se estaba incendiando.
Los vecinos intentaron ingresar al terreno donde se encuentra la casa pero el portón estaba con candado, por lo que saltaron la verja y luego rompieron una de las ventanas de la vivienda, mientras el humo de apoderaba de la escena.
Dos vecinos ingresaron a la casa y fueron a las habitaciones, pero las puertas estaban cerradas: tras forzar una de las aberturas, pudieron ingresar y encontraron a Ferreyra desangrándose en el piso.
Los vecinos rescataron al homicida, quien permanecía internado este martes en el Hospital Regional de la ciudad, con una herida cortante en el abdomen y el 85 por ciento de su cuerpo quemado, por lo que su vida corría riesgo.
En las habitaciones de la vivienda se estaban incinerando los cadáveres de Nancy Elizabeth Lastra y a sus hijos Marcos (11); Luciana (12); Santiago (3); y Verónica(9), quien era discapacitada.
"Comenzamos a gritar para ver si respondían, porque estaba todo oscuro y no podíamos ver. Solo él (Ferreyra) respondió "No entren. No me saquen, quiero morir con ellos". Rompimos entre todos la puerta y comenzamos a tirar agua", explicó uno de los vecinos que actuó en el lugar.
En el patio de la casa vecina había una pileta de lona, por lo que los vecinos usaron baldes para sofocar las llamas con el agua, para evitar que los cuerpos de las víctimas fatales se incineraran completamente.
"Cuando los Bomberos llegaron ya no había fuego. Ellos entraron y dijeron que todos estaban muertos. Cerraron todo para que nadie altere la escena", contó un vecino, según publicó el diario santiagueño El Liberal.
Actuaron luego efectivos de la Seccional 10ª junto con personal de Homicidios y Delitos Complejos; Zona Centro; Criminalística y la Policía Científica.
La investigación del hecho quedó a cargo de los fiscales Mariano Gómez y Sebastián Robles

Comentarios