Información general
Miércoles 17 de Mayo de 2017

Un condenado a muerte pidió un último deseo que sorprendió a sus ejecutores

El hombre había sido condenado a la pena capital por degollar al médico que ayudó a traerlo al mundo

Pocas horas antes de ser ejecutado, un condenado a muerte solicitó un último deseo que sorprendió a quienes debían cumplir con la sentencia: en lugar de que utilicen la inyección letal, solicitó morir ante un pelotón de fusilamiento.
J. W. "Boy" Ledford Jr., condenado a la pena capital en el estado de Georgia por degollar en 1992 al médico que lo trajo al mundo, realizó la petición a través de su abogados argumentando que temía "quedar en agonía" tras serle aplicada la inyección, debido a que hubo casos donde el medicamento letal falló y porque además afronta un tratamiento médico que podría generar reacciones diferentes en su cuerpo.
acusado.jpg

Según NBC News, los abogados argumentaron que "existe un riesgo sustancial de que Ledford quede consciente y en agonía mientras el pentobarbital (la droga usada para cumplir la pena) ataca su sistema respiratorio, privando a su cerebro, corazón y pulmones de oxígeno mientras se ahoga en su propia saliva".
Pese al reclamo, la petición fue rechazada por las autoridades, ya que el fusilamiento no figura entre las alternativas posibles. Asimismo, esgrimieron que en Georgia no se utiliza el mismo medicamento que falló en otros casos (el midazolam), por lo que no debería haber inconvenientes. Fue entonces cuando Ledford pidió clemencia y que no se le aplique la pena, lo que también le fue negado.
Este hecho se enmarca en la decisión de algunos estados como Arkansas de acelerar las ejecuciones debido a la fecha de vencimiento del fármaco utilizado. El caso de Ledford es el primero de este año en Georgia, que en 2016 sumó nueve.

Comentarios