Masacre de Hurlingham
Miércoles 08 de Febrero de 2017

"No hay ninguna duda de que el detenido es el asesino" de la masacre de Hurlingham

El detenido estuvo asistido por un defensor oficial y se amparó en su derecho de no declarar durante el acto de indagatoria.

Diego Alberto Loscalzo, alias "El Chino", detenido como autor de la masacre del domingo último en el partido bonaerense de Hurlingham en la que fueron asesinadas cinco miembros de una misma familia y un bebé de nueve meses de gestación, se negó a declarar esta mañana ante una fiscal, informaron hoy fuentes judiciales.
La fiscal de Violencia de Género de Morón, Paula Hondeville, indicó en una rueda de prensa que el imputado estuvo asistido por un defensor oficial y que se amparó en su derecho de no declarar durante el acto de indagatoria. Consultada sobre si Localzo es el autor dijo que "no hay ninguna duda".
"Se le hicieron saber cuáles son los hechos que se le imputan y las pruebas que hay en su contra", explicó Hondeville, quien agregó por el momento fue imputado por un homicidio agravado por la relación de pareja previa con Romina Maguna (36), cuatro homicidios agravados por el uso de arma de Vanesa Gisella Maguna (38), Juana Paiva (55), José Eduardo Maguna (34) y Darío Daniel Díaz (33) y tres tentativas de homicidios agravadas por el uso de arma de Mónica Beatriz Lloret (36), de su hija adolescente y de Cinthia López Gotta.
También explicó que aún no resolvió la situación respecto de Mateo, el bebé de nueve meses que llevaba en el vientre una de las mujeres heridas, el cual recibió un balazo y murió durante la cesárea.
Bajo un fuerte operativo de seguridad, con casco y chalecos antibalas, Loscalzo fue trasladado a la fiscalía de Morón cerca de las 8.30 de esta mañana e ingresó al edificio de la fiscalía escoltado por agentes del Grupo Halcón.
Allí, lo llevaron al despacho de la fiscal Hondeville, donde primero se entrevistó a solas con su defensor oficial, Fernando Rivero, quien le aconsejó que se negara a declarar, dijeron las fuentes judiciales.
Tras la indagatoria, el hombre será llevado nuevamente a la comisaría de Matera, en Merlo, la misma en la que pasó la noche en soledad y en silencio, a la espera de ser trasladado a un penal bonaerense.
Además, la fiscal ordenó que el imputado sea sometido a una serie de estudios pisquiátricos y psicológicos.
La masacre de Hurlingham fue cometida durante la noche del domingo último, cuando Romina, su hermana Vanesa y su pareja, Díaz, fueron asesinados a tiros en la casa de la familia, situada en Cañuelas 2403, de Williams Morris, al tiempo que López Gotta resultó herida.
Minutos después, Paiva, la madre de las dos mujeres; y su hijo José murieron baleados en la esquina de Schubert y Beethoven, a pocos metros de la casa de la primera, en la vecina localidad de Villa Tesei, también en Hurlingham.
En este segundo lugar sufrieron heridas la embarazada Lloret y su hija, mientras que la muerte de Mateo se constató poco después en el Hospital Posadas.
Tras los ataques, Loscalzo, quien trabajaba en la empresa Metrovías, escapó en su moto Corven Triax negra y blanca, la cual había utilizado para ir de una escena del crimen a la otra y que fue secuestrada la mañana siguiente en el barrio INTA de Villa Lugano.
El hombre fue detenido horas después, pasado el mediodía del lunes, cuando se hallaba a bordo de un micro de la empresa Urquiza en la ciudad cordobesa de Río Segundo.
Los investigadores aún intentan encontrar el arma homicida, que sería la pistola calibre 9 milímetros reglamentaria que pertenecía a Romina Maguna, quien era policía y prestaba servicios en el Comando de Patrullas de San Isidro.
La fiscal, además, intenta determinar cuáles fueron los motivos que desencadenaron la masacre y maneja como hipótesis principal un mensaje que Romina Maguna y algunos de sus familiares escribieron en la red social Facebook que podrían haber generado en el imputado un ataque de celos, dijeron las fuentes judiciales consultadas.

Comentarios