Información general
Martes 07 de Febrero de 2017

Murió Tzvetan Todorov, uno de los pensadores más destacados de las últimas décadas

El filósofo, lingüista e historiador falleció en la madrugada de hoy a los 77 años, según informaron medios franceses.

El filósofo, lingüista e historiador Tzvetan Todorov, considerado uno de los intelectuales franceses más destacados de las últimas décadas, falleció en la madrugada de hoy a los 77 años, según informaron medios franceses.
Nacido en Bulgaria, Todorov vivía en Francia desde 1963. De la obra teórica de este "hombre desplazado", como solía definirse y tituló uno de sus ensayos, destaca el estudio de los formalistas rusos, la conquista de América, los campos de concentración y el pensamiento ilustrado.
Todorov llegó a París a los veinticuatro años, huyendo de la Bulgaria concentracionaria donde se educó. Comenzó dándose a conocer como integrante, relativamente secundario, del movimiento estructuralista que hacía furor en la Francia de finales de los años 60 y primeros 70 del siglo pasado.
Desembarcó en la historia cultural con dos ensayos sobre la conquista de América, que presentó avanzando una cuestión «multicultural»: «la cuestión del otro». Tema que volvería a tratar en su antología de textos aztecas sobre el descubrimiento y la conquista española. En ese terreno, fue uno de los grandes teóricos del concepto de «alteridad».
Instalando en un cargo entre administrativo y cultural en el Centro Nacional de Investigación Científica, Todorov comenzó dirigiendo un laboratorio especializado en arte y lenguaje. A partir de ahí, su primer interés por las técnicas y artes de la «poética» evolucionaron hacia terrenos menos estructuralistas y mucho más humanistas. Sin abandonar nunca su cargo administrativo en el Centro Nacional de Investigación Científica, Todorov escribió una veintena de ensayos entre el moralismo de gabinete, la divulgación y los temas cosmopolitas.
Los crímenes de la Bulgaria comunista (llamativamente ausentes en su obra, cuando estalló el movimiento de la disidencia soviética, perseguida por las policías de Moscú y toda Europa del Este) comenzaron a ocupar un puesto significativo en su obra a finales de los años 80 del siglo pasado, y culminaron con su ensayo «La experiencia totalitaria» (2010).
"El nuevo desorden mundial" (2008), "La experiencia totalitaria" (2010) o "Los enemigos íntimos de la democracia" (2012) son algunos de los ensayos más destacados de este pensador que en 2008 fue distinguido con el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales por representar "el espíritu de la unidad de Europa, del Este y del Oeste, y el compromiso con los ideales de libertad, igualdad, integración y justicia".

Comentarios