Información general
Viernes 04 de Agosto de 2017

Le fue infiel a su marido con un sacerdote y ahora deberá indemnizarlo

El cura presentó la renuncia a su cargo. Sin embargo, la Justicia lo fue excusó de pagar un resarcimiento al considerarlo "irrelevante" en cuanto a la violación del contrato nupcial.

Una mujer deberá indemnizar a su esposo -quien cayó en un pozo depresivo- aproximadamente 15 mil euros luego de que le fuera infiel con un sacerdote de 45 años.
El sacerdote Vito acecha fue obligado a renunciar a la arquidiócesis de L'Aquila tras conocerse el escándalo, según informó "The Telegraph". El proceso judicial duró 5 años y la sentencia fue dictada el año pasado y ratificada hace 6 meses, pero recién salió a la luz esta semana.
"Don Vito reconoce su responsabilidad moral y pide perdón por las molestias y sufrimiento ocasionados a la comunidad religiosa y a la sociedad. El sacerdote ya manifestó que no aceptará la contribución que le otorga la corte".
Mientras la mujer, cuya identidad no trascendió, fue obligada a pagar miles de euros, el padre Isacchi fue excusado de pagar un resarcimiento, ya que la corte lo considera "irrelevante" en cuanto a la violación del contrato nupcial.
"El reclamo del demandante contra la mujer debe ser aceptado y desestimado en contra del acusado Isacchi, ya que el reclamo se basa en una violación del deber de fidelidad en el matrimonio, una obligación que no concierne en absoluto a la tercera parte (Isacchi)", reza el fallo de la corte.
Además, por increíble que parezca, la corte obligó al esposo engañado a pagarle 3.200 euros (unos 3.800 dólares) a modo de compensación.
La arquidiócesis de L'Aquila expresó su pesar por la situación y aseguró que Isacchi se arrepintió de sus actos. "Don Vito reconoce su responsabilidad moral y pide perdón por las molestias y sufrimiento ocasionados a la comunidad religiosa y a la sociedad. El sacerdote ya manifestó que no aceptará la contribución que le otorga la corte", expresó la arquidiócesis en un comunicado.
El padre Isacchi es originario de la ciudad de Bérgamo, en el norte de Italia. Fue transferido en 2010 desde su parroquia de Roma a L'Aquila, localidad ubicada a unos 110 kilómetros de la capital, luego de que el escándalo se hiciera público.
Ahora, los abogados del esposo engañado instaron a la Iglesia a tomar medidas más severas en contra de Isacchi, alegando que el párroco violó el derecho canónico y los votos de celibato.

Comentarios