Información general
Jueves 06 de Abril de 2017

Las evidencias de que la chica que fue violada y asesinada en San Luis era abusada

La jueza de la causa recolectó testimonios que establecen que la madre de la menor presuntamente conocía los abusos perpetrados por su pareja hacia su hija.

La Justicia de San Luis justificó la orden de prisión preventiva de la mendocina Carina Di Marco, madre de Florencia Di Marco, la niña de 12 años que fue violada y asesinada en esa provincia y por cuyos crímenes está detenido su padrastro Lucas Gómez, debido a que la mujer presuntamente conocía los abusos perpetrados por su pareja hacia su hija e incluso habrían indicios de que los fomentaba.
Según las evidencias recolectadas por la jueza puntana Virginia Palacios, los principales testimonios que incriminan a Carina Di Marco provienen de dos maestras que Florencia tenía en una escuela cuando aún vivía en Palmira. "Se sabia abiertamente que Florencia era abusada. (Las maestras) la convocaron a la madre a una reunión, para informarle de esto", apuntó la magistrada.
Otros testimonios que tomó en cuenta la jueza fueron los de entorno familiar de los Di Marco; en este caso, de la madre de Lucas Gómez y del padre de Carina. "La señora manifestó que había actitudes que no le gustaban tanto de su hijo como de Carina. La madre le decía constantemente a la niña «prostituta». La hacían entrar al baño para acercarle las toallas al padrastro. A veces se quedaba un tiempo allí", describió Palacios.
A ello se suma que "están acreditados los abusos sexuales, practicados por forenses y pericias de laboratorios científicos, con hallazgo de semen", comentó la jueza, a lo cual señaló que "me resulta inentendible que la madre, por los signos de abuso detectados, no haya sabido de ellos".
Pero la magistrada no cierra sus sospechas en el entorno de la niña, ya que pidió copias de expedientes de la escuela Florentino Ameghino, en Palmira, donde asistía la víctima antes de mudarse a San Luis, para establecer si hubo responsabilidades de los docentes que detectaron los abusos y no dieron aviso a las autoridades judiciales de Mendoza.

Comentarios