Información general
Domingo 09 de Abril de 2017

La pareja del acusado por el crimen de Micaela García rompió el silencio

"Para mí era una persona normal. Se ganó el cariño de mi familia y mis hijos. El nunca tuvo un gesto de violencia. Nunca me golpeó. No me daba miedo estar con él", sostuvo Nora González

La mujer de Sebastián Wagner, el acusado de asesinar a Micaela García, afirmó hoy que su pareja "nunca tuvo un gesto de violencia" y precisó que "nunca" la golpeó.
"Para mí era una persona normal. Se ganó el cariño de mi familia y mis hijos. El nunca tuvo un gesto de violencia. Nunca me golpeó. No me daba miedo estar con él", sostuvo Nora González.
En ese sentido, aseguró que el acusado del homicidio de Micaela trabajaba "desde las ocho de la mañana a las ocho de la noche" y que aportaba su sueldo para mantener la casa que compartían.
González describió cómo fueron los últimos días junto a Wagner y reveló que habían tenido una discusión, motivo por el que él no durmió en la casa el jueves y viernes de la semana pasada.
Ella lo encontró el sábado por la mañana, cuando estaba yendo a su trabajo, y en ese instante lo interpeló para saber si tenía algo que ver con la desaparición de Micaela.
"Cuando lo encontré estaba todo embarrado. Además, estaba borracho o drogado. No sé cómo hizo para manejar el auto en el que estaba", indicó.
Además, agregó: "Nunca lo había visto así antes. Parecía un muñeco de goma dentro del auto. Estaba desequilibrado".
En ese sentido, la mujer contó que Wagner negó conocer a Micaela y aseguró no tener nada que ver con su desaparición.
"Ahora seguro que la policía me va a venir a investigar porque yo tengo la libertad condicional", le dijo a su pareja el sábado por la mañana.
Por último, González consideró que si su pareja participó del homicidio de Micaela no estuvo solo.
"Me dijo que había estado en un campo con un amigo. Pero no sé quién es. Nunca me lo pudo decir. No se acordaba de quién era. Yo creí que formaba una verdadera familia con él. Creo que elegí la pareja equivocada", concluyó.

Comentarios