Día de la Mujer
Miércoles 08 de Marzo de 2017

La marcha porteña se vio empañada por disturbios frente a la Catedral

Un grupo de jóvenes encapuchadas encendieron fuego frente a la Catedral.

Un grupo de mujeres, presuntamente proabortistas, protagonizó hoy algunos disturbios frente a la Catedral Metropolitana de Buenos Aires, tirando palos y botellazos, y prendiendo fogatas, durante la desconcentración de la marcha por la igualdad de derechos de las mujeres.
Los incidentes se registraron en al intersección de las calles Diagonal Norte y Avenida Rivadavia, cuando pasadas las 20 un grupo de jóvenes encapuchadas encendieron fuego frente a la Catedral, que se encontraba vallada.
En el momento de la desconcentración, un grupo menor realizó pintadas sobre las vallas que se encontraban montadas frente a la Catedral con frases como "aborto legal" y "sin yuta no hay trata", entre otras, y luego agredieron a un joven que exhibía una bandera con los colores blanco y amarillo del Vaticano.
El acto central del Paro Internacional de Mujeres se realizó en la Plaza de Mayo, donde montaron un escenario que sirvió para la lectura de un documento con distintas consignas.
Las mujeres —también con la presencia de hombres, en su mayoría jóvenes— reclamaron contra la violencia de género, la cultura patriarcal, la discriminación, la desigualdad de género y el pedido de justicia por las víctimas de femicidios.
El discurso fue consensuado en tres asambleas e incluyó entre sus principales puntos: "Paramos porque somos parte de una historia colectiva e internacional. Toda lucha feminista es la que nos tiene a las mujeres organizadas contra el patriarcado en las calles, en las plazas, en las casas y en las camas".
"Paramos porque hacemos visible el mapa del trabajo en clave feminista. Paramos las ocupadas y desocupadas, las asalariadas y las que cobramos subsidios, las cuentapropistas y las que realizamos tareas domésticas y de cuidado", señaló el documento.
Además, expresaron: "Paramos porque exigimos aborto legal, seguro y gratuito".
"Paramos para defender nuestras disidencias sexuales y de género. Reclamamos la implementación plena de la ley de identidad de género: acceso real al derecho a la salud integral, a las rectificaciones registrales expeditas, al respeto a la propia identidad", indicaron.
En otro parte del documento, manifestaron: "Paramos para decir basta a las violencias. Basta de femicidios".
Convocada por varias agrupaciones, entre ellas el colectivo Ni Una Menos, una marea humana colmó la avenida de Mayo en el paso de la marcha. "Se va acabar, se va acabar, esta cultura patriarcal", cantaron las mujeres.
Se observaron muchos carteles con textos con una fuerte carga movilizadora, como uno que decía: "No aparecemos muertas, nos asesinan".
El Paro Internacional de Mujeres comenzó sobre el mediodía con un "ruidazo" en diferentes calles de la ciudad, oficinas, escuelas y en las cabeceras de las líneas de los subtes y estaciones del ferrocarril Sarmiento.
Uno de los puntos donde tuvo lugar el "ruidazo" fue en el cruce de avenida Rivadavia y Callao, donde un grupo de mujeres cortaron la calle, en cercanías al Palacio Legislativo.
Otra de las manifestaciones la realizó un grupo de trabajadoras del subte en la estación Congreso de Tucumán, de la línea D, donde más de una decena de mujeres llevaban en su pechera la inscripción: "Somos las mujeres trabajadoras que movemos Buenos Aires".
También, en Moreno al 600, en el barrio porteño de Monserrat un grupo de empleados y empleadas de comercio participaron del "ruidazo" con bombos y trompetas.
Algunos gremios definieron medidas de fuerza, que van de asambleas por turno, o cese de actividades de una o dos horas que se realizaron antes de la marcha.
En Diagonal Roca y Alsina, frente al Indec, un grupo de mujeres se hicieron sentir portando carteles con las consignas "Con amor o sin amor, las tareas domésticas son trabajo no remunerado" y otros decían "Si nuestra vida no vale, que produzcan ellos".

Comentarios