Información general
Miércoles 19 de Julio de 2017

Hallan los cuerpos momificados de una pareja que se perdió en los Alpes hace 75 años

Los restos fueron hallados en una estación de esquí del macizo de Les Diablerets, en el sur de Suiza. Se habrían extraviado durante la II Guerra Mundial.

La policía suiza confirmó este miércoles la identidad de la pareja momificada hallada en el macizo de Les Diablerets, en el sur de Suiza, diciendo que se trata Marcelin Dumoulin y su esposa, desaparecidos hace 75 años.
"En base a la comparación de los ADN efectuada por el médico forense en colaboración con la policía del cantón de Valais y la fiscalía los cuerpos hallados en el glaciar fueron identificados", indicó un comunicado.
"De repente, una gran nube negra cubrió el glaciar por la tarde. Mi tío pudo ver a mis padres una última vez con los prismáticos".
"Se trata de Marcelin Dumoulin y su esposa Francine Dumoulin, de 40 y 37 años de edad, desaparecidos trágicamente el 15 de agosto de 1942", explicó el comunicado.
Los cuerpos, perfectamente conservados, yacían el uno cerca del otro, con mochilas, una botella, un libro y un reloj a su lado.
Fueron descubiertos por un empleado de la estación de esquí Glacier 3000 el jueves pasado durante una visita de rutina al glaciar de Tsanfleuron, a 2.615 metros de altitud.
"La policía me llamó esta mañana a las 07H00 para darme la noticia", dijo a la AFP Monique Gautschy, de 86 años, una de las dos hijas aún en vida de la pareja, que tuvo siete vástagos.
"El entierro se llevará a cabo el sábado, pero antes me gustaría verlos para darles un beso", agregó Gautschy, que en el momento de la desaparición de sus padres tenía 11 años.
Marcelin Dumoulin, zapatero, y su esposa Francine, maestra, habían salido a pie el 15 de agosto de 1942 del pueblo de Chandolin para alimentar a su ganado en las montañas, contó Gautschy.
"Los vi salir ese sábado por la mañana. Era un día radiante. Debían pasar la noche en prado alpino de Grilden y volver el domingo. De repente, una gran nube negra cubrió el glaciar por la tarde. Mi tío pudo ver a mis padres una última vez con los prismáticos", agregó.
"Hemos pasado nuestra vida buscándolos sin descanso. No pensábamos poderles ofrecer un día el funeral que merecían", confió por su parte Marceline, que tenía cuatro años cuando sus padres desaparecieron.

Tras dos meses y medio de búsquedas infructuosas, los siete hijos, cinco varones y dos mujeres, de 13 años el mayor y dos la más pequeña, fueron ubicados en familias de adopción, salvo la más pequeña, Marceline, que fue adoptada por una tía.

Comentarios