Información general
Miércoles 01 de Febrero de 2017

En un confuso hecho, un anestesista atacó con violencia a una joven

La víctima sufrió heridas graves. El médico perpetró la agresión en su departamento del porteño Barrio Norte, donde hallaron drogas

Una joven sufrió heridas graves y debió ser internada tras el ataque perpetrado por un médico anestesista para quien trabajaba en un departamento del Barrio Norte porteño, mientras que el agresor fue detenido, acusado de lesiones y tenencia de estupefacientes.

La víctima, identificada como Belén Torres, de 24 años, había ingresado a la vivienda ubicada en Berutti al 4500 a las 18 de ayer, donde permaneció toda la noche, reportó la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, que fue convocada por vecinos tras escuchar el pedido de auxilio de la mujer.

"Esta mañana, bajo efectos de alcohol y drogas el imputado empezó a golpearla, provocándole múltiples heridas cortantes en la cara, la cabeza y el hombro", señaló un vocero de la fuerza, y manifestó que la joven fue trasladada por el servicio de emergencias al hospital Rivadavia, desde donde fue derivada a un centro de salud privado.

El hombre, identificado como Gerardo Billiris, de 40 años, coordinador de anestesiología pediátrica del Hospital Militar, fue internado en el mismo centro de salud, con custodia policial, y después fue trasladado a la comisaría 23, donde quedó detenido.

Billiris tiene una hija de cinco años. Con la madre de la nena convivió unos dos años, pero después se separaron. Actualmente no tenía pareja estable, según testimonios.

El padre de la joven dijo en declaraciones al canal Todo Noticias (TN) que "este chacal hace 20 días que la había contratado para trabajar y ella iba todos los días a pasar unas planillas a la computadora" y expresó que "le pagaba 7 mil pesos por mes y el 10 por ciento de lo que se cobraba por eso".

"Esto hace la droga. Vengo acá porque este chacal ya tiene abogado. Yo no tengo abogado, soy jubilado y no tengo un peso, pero esto no queda acá. No sabe con quién se metió este tipo", manifestó el padre de la víctima frente al hospital donde está internada su hija.

"Que yo sepa no", expresó el hombre al ser consultado si su hija consume drogas, y afirmó que "ella tiene la cara terrible, los ojos cerrados, los oídos lastimados, pero está fuera de peligro". Dijo que el hombre "la molió a palos, esto hace la droga. La cortó con ampollas de vidrio".

El abogado del médico, Marcelo Chumbita, dijo que "la versión es la que recojo en base a testimonio de un vecino" y afirmó que su cliente "está incomunicado, todavía no hablé con él".

"Es una buena persona, fue una riña entre dos personas que derivó en esto y habían consumido estupefacientes", expresó el abogado, y sostuvo que "él también tiene lesiones en el cuero cabelludo y el cuerpo. Eso significa que hubo agresión mutua".

Chumbita manifestó que "hubo agresión de ambas partes, ellos sabrán el contexto. El testigo nos dice que empezó con agresión leve y fue subiendo. El no es violento".

"Sabíamos que alguien lo estaba ayudando, no sabíamos quién era y que a raíz de eso había empezado a tener una relación afectiva", afirmó el abogado, y dijo que el hombre "vive solo, está separado, tiene una nena".

El abogado afirmó que el hombre "no tiene antecedentes por agresión o lesiones de ningún tipo y tampoco fue despedido de instituto u hospital por esto. Sí tenía problemas por una adicción y decidió tomar cuentas en eso él mismo".

"Los cargos en su contra son por lesiones y tenencia de estupefacientes", aseguró.

El encargado del edificio donde fue perpetrado el hecho dijo que el médico "es una persona bastante tranquila" y que había llegado con la joven "alrededor de las cinco o seis de la tarde".

Dijo que el médico era muy solidario. "Te da plata, te da zapatillas. Mi mamá tuvo un infarto y él me vino a ayudar, la auxilió hasta que llegó la ambulancia", recordó.

Una vecina llamada Mirtha describió al médico como amable y solidario con los vecinos, aunque también dejó traslucir que solía tener conductas "conflictivas" en torno a reuniones en su departamento, que emparentó con el uso de drogas.

"Tenía un muy buen trato, tuve un preinfarto y fue él quien me ayudó. Pero tenía una enfermedad (en alusión a las drogas)", indicó.

Comentarios