Indio Solari en Olavarría
Domingo 12 de Marzo de 2017

El relato en primera persona de un joven rosarino que fue al show del Indio en Olavarría

Facundo fue con sus amigos a ver al exRedondos. Aseguró que no había señalización ni nadie que indicara por dónde salir una vez que finalizó el recital y que "nadie en la puerta nos revisó si teníamos entrada o no".

Luego del trágico recital del Indio Solari en la ciudad bonaerense de Olavarría comenzaron a surgir testimonios en primera persona de lo que significó la ajetreada noche que se vivió en el predio La Colmena.
En diálogo con La Capital, Facundo, un joven rosarino que asistió al multitudinario concierto, aseguró que se observaba una gran cantidad de gente desde temprano, incluso sin entrada: "Yo no tenía entrada, pero la iba a sacar allá. Hice cola durante cinco horas y, cuando estaba por llegar a la boletería, cerraron todo y no vendieron más". "Atrás mío todavía quedaban cuatro o cinco cuadras de cola. Supongo que ellos también fueron como yo, sin entrada", agregó.
Luego de la espera, Facundo y sus amigos fueron a la puerta de La Colmena para entrar. Allí, según el relato del joven, ya había indicios de la descomunal cantidad de asistentes al show: "Entramos alrededor de las 20 al predio, pero nadie en la puerta nos revisó si teníamos entradas o no. Era una masa de gente entrando al mismo tiempo".
Consultado sobre la posición que ocupó con su grupo, Facundo dijo que estaba "de la mitad del predio para atrás" y que no tuvieron ningún tipo de problemas en donde estaban. "Tampoco sabemos dónde ocurrieron las muertes, si afuera o adentro. Creemos que los problemas eran adelante de todo. El Indio paró el recital tres o cuatro veces pidiendo que la gente no se empujara, y estuvo parado bastante tiempo", relató.
Embed

Por último, el momento de la salida fue desconcertante. El joven comentó que "nadie sabía por dónde salir" y que la situación, por momentos, se tornó desesperante: "Todo el mundo quiso salir al mismo tiempo y no había ningún tipo de señalización o gente que indicara por dónde irse. Se armó una marea de gente y terminaron rompiendo una valla de contención de madera para poder salir por un costado, que no era la salida. Salimos a un campo y caminamos para cualquier lado con tal de estar más tranquilos".
"En la zona que estábamos nosotros no había nadie descompuesto o desmayado. La gente se empezó a desesperar cuando quiso salir", finalizó.

Comentarios