Información general
Martes 12 de Septiembre de 2017

El polémico algoritmo que puede indicar si una persona es gay o lesbiana

El estudio fue adelantado por The Economist y será publicado en el Journal of Personality and Social Psychology (Revista de Personalidad y Psicología Social) y ya generó una fuerte polémica.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Standford llegó a la polémica conclusión de que la inteligencia artificial puede determinar si alguien es heterosexual u homosexual a través de sus rasgos faciales con mayor precisión que una persona.
Según ese estudio, un algoritmo informático puede distinguir si un hombre es gay en hasta el 91% de los casos y si una mujer es lesbiana en el 83%, un porcentaje sensiblemente superior al del ojo humano, que acierta el 61% y el 54% de las veces respectivamente de acuerdo con la investigación.
"En un momento en que las minorías están siendo atacadas, estos resultados imprudentes pueden servir como arma para perjudicar tanto a heterosexuales que son imprecisamente expulsados como a gais y lesbianas que se encuentran en situación de peligro".
El estudio fue adelantado por The Economist y será publicado en el Journal of Personality and Social Psychology (Revista de Personalidad y Psicología Social) y ya generó una fuerte polémica.
La controversia se generó por la invasión en la intimidad que supone la posibilidad de detectar con una máquina la orientación sexual y porque además las asociaciones LGTBI+ (lesbianas, gays, transgénero, bisexuales e intersexuales) lo criticaron por las limitaciones que presenta: la muestra con la que se ha realizado la investigación, un total de 35.326 imágenes faciales, son todas de personas blancas y han sido tomadas de una web de citas.
El estudio, realizado por Yilung Wang y Michal Kosinski, no incluyó en su muestra a personas negras o asiáticas, por ejemplo, pero tampoco a transgénero, bisexuales o personas mayores.
Pero esta no es la única debilidad del estudio. Los autores basan su investigación en la teoría hormonal prenatal como origen de la homosexualidad. Según esta teoría, de los fetos masculinos expuestos a menos andrógenos de lo normal -la hormona que induce la aparición de los caracteres sexuales secundarios masculinos-, resultará un niño gay, y de los fetos femeninos expuestos a más andrógenos, una niña lesbiana.
Según los investigadores, puesto que los andrógenos son responsables del dimorfismo facial, la teoría hormonal prenatal predice que "las personas homosexuales tendrán rasgos de género atípicos", es decir, los hombres homosexuales presentarán rasgos más afeminados y las mujeres, más masculinos.
Más allá de que fuera verdad que el algoritmo pueda identificar hasta el 91% de homosexuales, las asociaciones defensoras de los derechos LGTBI+ critican que un 9% de heterosexuales serían identificados de forma errónea. Y vuelven a subrayar el peligro de esta investigación: "En un momento en que las minorías están siendo atacadas, estos resultados imprudentes pueden servir como arma para perjudicar tanto a heterosexuales que son imprecisamente expulsados como a gays y lesbianas que se encuentran en situación de peligro", denunciaron desde Glaad (la Alianza Gay-Lésbica contra la difamación).
Pero, según los autores del estudio, uno de sus objetivos es precisamente este, "alertar" contra los peligros de la inteligencia artificial y su invasión en la vida íntima de las personas.

Comentarios