Información general
Lunes 30 de Enero de 2017

El desgarrador relato de la madre del bebé que tiraron por la ventana del auto tras asaltarla

"Lo tiraron con todo, como si fuese una bolsa. No les importó nada y sólo querían el auto". manifestó Luciana.

Luciana, la mamá del bebé de cuatro meses que fue arrojado por delincuentes desde el vehículo que acababan de robarle instantes antes en Ramos Mejía, aseguró que los asaltantes "lo tiraron con todo, como si fuese una bolsa", ya que "no les importó nada y sólo querían el auto".
Anoche, cerca de las 22, Luciana sufrió un brutal asalto en entrada de su domicilio. Fue interceptada por dos delincuentes cuando estacionaba su camioneta. Los ladrones la abordaron con la intención de robarle el vehículo. Y no les importó que en su interior estuviera Mateo, su hijo de apenas cuatro meses, de quien se deshicieron de la peor manera antes de huir.
Embed

La víctima del violento episodio relató esta mañana que dos "criaturas de 17 o 18 años" la abordaron cuando retiraba algunos elementos de su camioneta, una Renault Sandero, en la puerta de su casa. Mateo todavía dormía en su butaca, ubicada en asiento trasero. La madre, de 27 años, vio a los jóvenes y no dudo en entregarles las llaves del vehículo: incluso lo hizo antes de que se lo pidieran.
"Cuando sacaron el arma, me quedé impactada", declaró la mujer. "Empecé a gritar que estaba mi bebé adentro, porque ellos en ese momento no lo sabían —contó—. Uno corrió a encender el auto y el otro se sentó al lado de Mateo".
Los ladrones hicieron caso omiso a los pedidos de Luciana y uno de ellos le ordenó a su compañero que pusiera al auto en marcha. Con la puerta abierta, "revolearon al bebé, que se fue rodando y lo saqué de abajo de un auto", informó Luciana en diálogo con la prensa.
"Fue terrible, ellos lo único que querían era robar el auto: no les importaba nada", dijo la mujer y agregó que a su hijo "lo tiraron como si fuera una bolsa".
"Salí corriendo a los gritos para que me ayuden y salieron todos los vecinos, que llamaron a la Policía", concluyó.
Luciana denunció que anoche nunca llegó la ambulancia a la que llamó, por lo que ella misma, junto a su marido, debió trasladar a su hijo a la sede local del Sanatorio de la Trinidad, donde permanece internado en observación desde entonces.
Sobre la situación de Mateo, contó que le realizaron una tomografía computada y "dio que está bien", ya que "no hay lesiones internas", por lo que esta mañana volvió a amamantarlo.

Comentarios