Información general
Miércoles 12 de Abril de 2017

El Colegio Cardenal Newman pidió perdón público "a todos los ex alumnos abusados"

"Por primera vez se reconoce que hubo más de un abuso", dijo quien denunció los ataques sufridos en ese colegio católico en la década del '70.

El Colegio Cardenal Newman y la Congregación de Hermanos Cristianos Región de América Latina pidieron perdón público en una carta "a todos sus ex alumnos abusados", lo que constituye "un hecho sin precedentes y que por primera vez se reconoce que hubo más de un abuso", dijo Rufino Varela, quien denunció los ataques sufridos en ese colegio católico en la década del '70.
"Esto era algo que tenía que suceder. Cuando explotó el tema el año pasado yo estaba seguro de que había más víctimas y hoy sabemos que son más de 20, por lo que esto era una consecuencia lógica", dijo Rufino, única víctima que la institución había reconocido hasta la fecha.
Tal situación había motivado el primer escrito emitido por el colegio y firmado por su director, Alberto Olivero.
En la nueva carta, también suscrita por Olivero, con fecha de ayer, dice que en los últimos meses tomaron conocimiento de "más casos de abuso cometidos hace treinta años".
"Desde el corazón de esta comunidad —señalan— abrazamos a cada uno de aquellos que hayan sufrido esas aberrantes agresiones. Estamos a su disposición para continuar escuchándolos, acompañándolos en el camino de sanar las heridas", dice la misiva escrita como prólogo de la carta enviada por la Congregación en la región latinoamericana.
La hermandad escribió: "Hacemos público nuestro mensaje de solidaridad y compasión cristiana a todas las víctimas de abuso que tuvieron lugar hace más de treinta años en el Colegio Cardenal Newman".
"Nos llena de dolor el tormento que padecieron nuestros alumnos por esas inaceptables conductas. Pedimos perdón abiertamente y sin reservas a todas las víctimas y estamos a su disposición para escuchar y acompañarlos, a efecto de brindarles toda la ayuda, apoyo y contención que fuera necesaria a las personas afectadas", continúa la nota firmada por Hugo Cáceres, superior regional de América Latina.
Y finaliza: "La integridad física y psíquica de los niños es una prioridad absoluta para la Congregación de Hermanos Cristianos y trabajamos para que esos hechos injustificables nunca más vuelvan a ocurrir".
"Que no les haya quedado otra que pedir disculpas me llena de felicidad, pero este no es el final sino un nuevo comienzo, porque hay mucha gente que quedó con la vida destrozada y tiene que rehacerse", retomó Varela.
El hombre, quien había recibido un llamado del papa Francisco en febrero último para bendecirlo, enfatizó que la carta "sienta un precedente, porque reconoce el problema y pide perdón público".
"Si bien yo pude rehacer mi vida, quería un perdón un poco más amplio que el que se reconocía en la primera carta, donde se hablaba de mí en singular, como si fuera el único caso", afirmó.
Varela había denunciado que cuando era niño fue abusado sexualmente por el casero de la vivienda familiar. Pasado un tiempo, en una charla privada con un sacerdote integrante del Cardenal Newman, le contó el hecho, pero éste también lo sometió sexualmente.
El hombre, que hoy tiene 52 años y dos hijos, era alumno de la escuela fundada en 1948 por la orden religiosa irlandesa "Christian Brothers", situada en la localidad bonaerense de Don Torcuato, donde también concurrió el actual presidente, Mauricio Macri.
En febrero, Varela había publicado en su cuenta de Facebook una nota sobre 4.500 denuncias sobre abuso sexual de curas en Australia. En letras mayúsculas, agregó su opinión: "SU SANTIDAD FRANCISCO: PERDÓN PERO SIENTO DEMASIADO ASCO!!! ¡POR FAVOR HAGA ALGO! BASTA DE SILENCIO!".
En 2016, las autoridades del colegio Cardenal Newman le pidieron "disculpas" a Varela después de que hiciera pública su denuncia.

Comentarios