Información general
Miércoles 02 de Agosto de 2017

Difamaron a la fotógrafa de su boda y los condenaron a pagarle un millón de dólares

La condena recayó sobre un matrimonio que, según un jurado, difamó a la profesional al cuestionar el pago extra de un trabajo..

Un jurado de la ciudad estadounidense de Texas condenó a una pareja a pagar un millón de euros a la fotógrafa de su boda por "difamación".
Neely y Andrew Moldovan cuestionaron un tipo de tarifa que había aplicado la profesional Andrea Polito en 2015 y comenzaron a criticarla en las redes sociales y en programas de televisión.
La boda se produjo en octubre de 2014. Meses atrás la pareja se puso en contacto con Andrea Polito para contratar sus servicios. Se llevaron a cabo los preparativos y los ensayos oportunos en estas ceremonias. Cuando finalmente se casaron pasó un tiempo hasta que vieron los primeros resultados.
La fotógrafa envió a la pareja las pruebas de su trabajo para que pudieran disfrutar de las primeras instantáneas. La blogger se impacientó y empezó a preguntar cuándo tendría las versiones en alta resolución. Al parecer, en el contrato inicial se explicaba que este extra suponía un sobre coste de 125 dólares y era necesario rellenar un formulario de solicitud.
andrepolito.jpg

En enero de 2015, la pareja acudió a un programa de televisión para decir que estaban siendo víctimas de una fotógrafa que secuestraba los recuerdos de su boda. Fue entonces cuando el caso cobró cierta fama y las críticas negativas al negocio de Andrea Polito empezaron a hundirlo.
La fotógrafa se defendió como pudo, pero la influencia de la blogger era mayor. En 2015, tras el escándalo, sólo consiguió dos nuevos clientes cuando lo habitual era rozar los cien.
La retratista decidió defenderse por la vía judicial y presentó una denuncia alegando una campaña de difamación orquestada por los Moldovan. Dijo que le habían destruido el negocio tachándola de "estafadora" en las redes sociales. Las pérdidas superaban los varios cientos de miles de dólares.
Durante los cerca de dos años y medio que ha durado el caso, la fotógrafa pudo demostrar como el extra del álbum estaba detallado en el contrato y que el enfado de la pareja se produjo porque no estaban dispuestos a pagar nada más después de haber invertido miles de dólares.
El jurado dictaminó ahora que el matrimonio es culpable y debe compensar a la fotógrafa con un millón de dólares por las pérdidas ocasionadas. Una cantidad que el abogado de la víctima duda que lleguen a hacer efectiva sin haberla impugnado antes.

Comentarios