Información general
Viernes 17 de Febrero de 2017

Alemania prohibió la venta de Cayla, la muñeca que puede realizar espionaje

La Agencia Federal de Redes de ese país consideró que el micrófono y la conexión vía bluetooth que vienen integrados en ese juguete lo convierten en un posible instrumento de espionaje no permitido por la ley.

La Agencia Federal de Redes de Alemania prohibió en ese país la venta de la muñeca "Cayla", al considerar que el micrófono y la conexión vía "bluetooth" que vienen integrados en ese juguete lo convierten en un posible instrumento de espionaje no permitido por la ley.
"Objetos que ocultan cámaras o micrófonos y que pueden transmitir datos de forma inadvertida amenazan la esfera privada de las personas", afirmó el presidente de la Agencia, Jochen Homanne, en relación al juguete fabricado por la empresa estadounidense Genesis Toys.
"La muñeca Cayla está prohibida en Alemania", sentenció, y explicó que el objetivo de la medida es "proteger a los miembros más débiles de la sociedad", en un comunicado difundido por agencias internacionales.
Fuentes de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete aseguraron a Télam que la muñeca Cayla "al país no entró y no hay nada así" en el mercado nacional.
El problema de Cayla radica en su conexión por bluetooth, que permite a cualquier persona escuchar y grabar la conversación que se mantenga con la muñeca sin necesidad de estar presente.
De esta forma, la entidad pidió a los comercios que retiren la muñeca, pero dejó en claro que no actuará contra los padres aunque la ley alemana de telecomunicaciones prohíbe la posesión de ese tipo de dispositivos, además de su fabricación y distribución.
La Agencia especificó que su misión es informar del peligro que supone Cayla, pero que no pidió a las jugueterías ningún dato para identificar a los compradores dado que asume que los padres serán "responsables" y que desactivarán la muñeca.
El investigador Stefan Hessel había examinado el juguete y alertado a la Agencia sobre los peligros que encerraba.
En diciembre de 2016, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) de España también advirtió de "graves" fallos de seguridad para la privacidad en Cayla.
La OCU se basaba en un estudio realizado por el Consejo de Consumidores Noruego (Forbrukerradet), que detectó "preocupantes fallos en torno a la seguridad y la privacidad de los menores a los que están dirigidos".

Comentarios