Información general
Martes 11 de Abril de 2017

Afirman que las clases en las universidades no deberían empezar antes de las 11

Un estudio concluyó que levantarse temprano podría estar relacionado con el aumento de los problemas de salud mental de los estudiantes.

Las clases a primera hora de la mañana chocan contra el reloj biológico de la mayoría de los adultos jóvenes, según afirman investigadores de la Universidad de Nevada y de la Open University.

El estudio analizó los patrones de estudio de 200 estudiantes y concluyó que el desempeño académico alcanza su pico entre las 11 y las 21.30. En consecuencia, los expertos plantean la posibilidad de retrasar la hora del inicio de las clases universitarias.

Lo explica Paul Kelley, de la Open University, al diario The Independent: "Los estudiantes pueden tener un mejor desempeño si orientan su tiempo de estudio con su ritmo personal y el momento del día en el que saben que son más eficaces".

Según el informe, además, levantarse temprano podría estar relacionado con el aumento de los problemas de salud mental de los estudiantes.

sueño1.jpg
Las revelaciones indican que, los cambios biológicos que comienzan en la pubertad modifican los tiempos naturales de la vigilia y del sueño de los chicos y chicas, adelantándolos hasta tres horas. Este cambio se produce hacia los 19 años, aunque poco después las personas vuelven a su patrón anterior de sueño y descanso.

En consecuencia, el horario tradicional de los centros de estudio los perjudica, porque tienen que afrontar el aprendizaje en un momento que para su cuerpo es "antinatural".

"La desalineación temporal entre el periodo de sueño (de los jóvenes) y el horario habitual de las instituciones educativas causa una pérdida significativa del sueño", según los autores del informe.

"La pérdida del sueño, a su vez, perjudica el rendimiento académico y también eleva los riesgos de obesidad, depresión y abuso de droga", concluyen los investigadores, según publica La Vanguardia.

Comentarios