El Mundo
Viernes 18 de Noviembre de 2016

"Indulto" contra deportaciones

A dos meses de que Donald Trump asuma la presidencia de Estados Unidos, cada vez son más las voces que expresan preocupación por la situación de los "dreamers" (soñadores), jóvenes inmigrantes indocumentados, muchos estudiantes, a los que Barack Obama otorgó protección frente a la deportación. Los datos personales de estos jóvenes —huellas digitales y direcciones incluidas— están en las bases de la administración estadounidense después de que se acogieran al programa que Obama lanzó para ellos.El temor es que la futura administración de Trump utilice esa información para localizarlos y deportarlos.

A dos meses de que Donald Trump asuma la presidencia de Estados Unidos, cada vez son más las voces que expresan preocupación por la situación de los "dreamers" (soñadores), jóvenes inmigrantes indocumentados, muchos estudiantes, a los que Barack Obama otorgó protección frente a la deportación. Los datos personales de estos jóvenes —huellas digitales y direcciones incluidas— están en las bases de la administración estadounidense después de que se acogieran al programa que Obama lanzó para ellos.El temor es que la futura administración de Trump utilice esa información para localizarlos y deportarlos.

Por eso tres congresistas demócratas pidieron ayer a Obama que les conceda un perdón presidencial que impida a Trump expulsarlos. "No pedimos amnistía ni perdón para 11 millones de inmigrantes. Hablamos de estos jóvenes", dijo la congresista Lucille Roybal Allard. Ella, Zoe Lofgren y Luis Gutiérrez firman una carta enviada a Obama con ese propósito. "Hacer uso de su autoridad para el perdón, que no está sujeto a revocación, para proteger a estos jóvenes es literalmente una cuestión de vida o muerte", indican en la misiva, en la que relatan que hubo suicidios de "dreamers" ante la incertidumbre en la que están.

Trump prometió expulsar a los más de 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos. Ya como presidente electo aseguró que echará a los que tienen antecedentes penales —los cifró en entre dos y tres millones— y dejó abierto qué ocurrirá con el resto.

Los "dreamers" son cerca de 800.000 jóvenes indocumentados, en su mayoría de origen hispano, que llevan toda su vida en Estados Unidos. Llegaron de niños acompañando a sus padres y algunos incluso descubrieron que no tenían papeles cuando quisieron trabajar o estudiar. Obama aprobó en 2012 un programa que, bajo el nombre de DACA, les dio permisos temporales para trabajar y los protegió de la deportación para que pudieran estudiar.

Comentarios