Policiales
Martes 26 de Julio de 2016

Indagan desde hoy a los detenidos por la muerte de "Pichón" Escobar

Los cinco sospechosos serán interrogados por desaparición forzada de persona. Hoy es el turno de los efectivos policiales.

El juez federal Marcelo Bailaque indagará entre hoy y el jueves a los cinco detenidos en el marco de la causa por el crimen de Gerardo "Pichón" Escobar. Si bien los sospechosos habían sido imputados por la Justicia provincial —uno por homicidio y los otros cuatro por encubrimiento— esas acusaciones quedaron sin efecto cuando el caso pasó al ámbito federal para ser investigado como desaparición forzada de persona, que es el delito por el cual el fiscal Federico Reynares Solari pidió la indagatoria de los tres patovicas y dos policías involucrados.

Las indagatorias comenzarán hoy a las 8.30 y se extenderán hasta el jueves en los Tribunales federales de Oroño al 900, en cuyas puertas la Multisectorial Justicia por Pichón conformada por familiares, partidos políticos y organizaciones sociales convocaron a una concentración. En tanto, familiares de Escobar serán recibidos por autoridades del Ministerio de Seguridad para tratar los hechos de hostigamiento denunciados la semana pasada.

Luego de tomar declaración a los acusados, que llevan casi un año detenidos y así continuaron los últimos meses a pesar de que técnicamente no había imputaciones en su contra, el juez tendrá diez días hábiles para procesar o no a cada uno y resolver si seguirán o no privados de su libertad mientras la investigación avanza. En ese sentido, los abogados defensores consultados por este diario indicaron que no hay pruebas ni motivos para que sus clientes permanezcan tras las rejas.

Idas y vueltas. De 23 años y empleado municipal, Pichón Escobar fue hallado muerto en el río Paraná el 21 de agosto de 2015. Había sido visto con vida por última vez una semana antes en la puerta del after La Tienda, de Tucumán al 1100, donde fue brutalmente golpeado según los registros de las cámaras de vigilancia de la zona. La investigación inicial, a cargo de los fiscales de Homicidios Marisol Fabbro y Rafael Coria, concluyó con cinco imputados. Uno por homicidio -el patovica Cristian Vivas- y los otros cuatro -los también custodios César Ampuero y José Luis Carlino y los policías Luis Noya y Maximiliano Amiselli- por encubrimiento.

Sin embargo, a partir de datos y presunciones sobre la participación de personal policial en el hecho —se sospecha que Pichón fue llevado a la comisaría 3ª antes de desaparecer— la querella que representa a la familia de Pichón pidió que el caso sea investigado por la Justicia federal como desaparición forzada de persona. La Justicia provincial admitió la pretensión, pero cuando el expediente llegó al juez Bailaque éste se declaró incompetente.

La resolución del juez federal fue apelada por el fiscal Reynares Solari y veinte días atrás la Cámara Federal de Rosario dio por sentada la participación del Estado —a través de la policía— en el hecho y ordenó a Bailaque que lo investigue como desaparición forzada. Posteriormente el fiscal le pidió al magistrado que indague a todos los detenidos por ese delito. Según indicaron fuentes judiciales, hoy será el turno de los policías Noya y Amiselli; para mañana está previsto que declare Vivas y finalmente el jueves será el turno de Ampuero y Carlino.

De nuevo. Las imputaciones que pesaban sobre los sospechosos ya no tienen más valor y los cinco serán indagados en igualdad de condiciones. "La desaparición forzada de persona es un delito complejo que consiste en una serie de acciones, omisiones e incumplimientos. La fiscalía pidió la misma imputación para los cinco porque contamos con elementos que indican que todos han intervenido en este hecho, más allá de las diferentes responsabilidades que la investigación luego pueda atribuirle a cada uno. Pero la decisión de imputarlos o no estará en manos del juez", explicó el fiscal.

En esa misma línea, el abogado querellante Salvador Vera sostuvo que "hasta el momento tenemos confirmado que hay participación de los cinco" y no descartó que la investigación permita detectar a otras personas involucradas.

Las defensas. Las indagatorias comenzarán hoy con las declaraciones de los policías que el día del hecho realizaban adicionales en La Tienda. "Esperamos que a partir de esto sepamos dónde estamos parados. Lo realizado por la Justicia provincial no tiene más validez. Ahora quisiera saber qué acusación hay contra mi cliente, por qué se lo acusa de desaparición forzada de persona, cómo participó, qué hizo, teniendo en cuenta que ni siquiera salió del bar", sostuvo el defensor de Noya, José Luis Giacometti, y adelantó que a partir de lo que resulte de la indagatoria pedirá la excarcelación o una morigeración de la detención.

"Lamentablemente los medios saben más que nosotros. Interpreto que mañana (por hoy) podré saber cuál es la imputación contra mi defendido", dijo Marcelo Piercecchi, abogado de Amiselli, y adelantó que el policía "responderá todas las preguntas que le formulen, no tiene nada que ocultar".

"Esta situación es penosa, ya que ni siquiera se sabe cuál es la causa de la muerte de este chico (por Escobar) y hasta en ese punto fue deficiente la investigación. Y es increíble que con la prueba existente haya personas privadas de la libertad desde hace un año. Esperamos que se aclare el panorama a partir de ahora", añadió el letrado, al tiempo que reprobó que la familia de la víctima haya vinculado a los detenidos con los hostigamientos denunciados. "Mi defendido es una persona pacífica y está lejos de participar de una supuesta amenaza contra la familia de la víctima. No tiene nada que ver con eso. Todos los días surge una historia nueva en este caso y justo cuando están por ser indagados sale esto de la amenazas".

Según lo previsto, mañana sería el turno de Cristian Vivas quien ahora no está imputado por el homicidio sino que será indagado por el mismo delito que los otros. El patovica es representado por el abogado Ariel González Zevallos, quien adelantó que "va a declarar y dar su versión de los hechos". A cargo de la defensa desde hace poco más de dos semanas, el letrado sostuvo que el caso presenta "un montón de puntos oscuros e interrogantes", que "ni siquiera la autopsia es determinante en cuanto a la causa de la muerte" y que "hay una teoría del caso armada por la querella que es la que lleva adelante el fiscal".

Finalmente, se espera que el jueves las indagatorias culminen con las declaraciones de Ampuero y Carlino, defendidos por Ignacio Carbone. "Las imputaciones contra ellos (por encubrimiento) dejaron de existir cuando se trasladó la competencia de la investigación a la Justicia federal. Técnicamente están sin causa y hace un tiempo largo que están presos sin delito. Ahora se supone que los van a acusar por desaparición forzada de persona y yo quisiera saber cuál es el rol de ellos, ya que las cámaras (de vigilancia) los colocan en la esquina del bar, se ve que vuelven y después se quedaron en el local", indicó el abogado.

"Estoy ansioso por ver de qué los acusan", agregó Carbone, quien calificó el caso como "increíble: hasta ahora sólo fueron acusados por encubrimiento, y deben ser los únicos presos por encubrimiento de todo el país. No sólo eso, ya hace un año que están en una cárcel, quiere decir que cumplieron con la pena mínima por un delito por el cual no fueron condenados y para colmo ahora siguen detenidos sin estar acusados de nada".

Comentarios