Newell's
Viernes 12 de Agosto de 2016

Incorporaciones sí, salvadores no: los debutantes en Newell's no fueron los peores

Voboril, Quignon y Amoroso fueron titulares ante Morón y alternaron buenas y malas. También entró Isnaldo, que volvió. Tienen el crédito abierto, pero necesitan el respaldo de un equipo confiable.

El partido del miércoles por la noche frente a Deportivo Morón, por los 16avos de final de la Copa Argentina, en el que se consumó la dolorosa eliminación de Newell's en el certamen, sirvió para que tres de las seis incorporaciones hicieran su presentación desde el arranque con la camiseta rojinegra, como fueron los casos del lateral izquierdo Germán Voboril, el volante central Facundo Quignon y el volante Joel Amoroso, y además se cristalizó la vuelta tras un préstamo del mediocampista ofensivo Eugenio Isnaldo, quien ingresó en el complemento.

Está claro que ninguno de ellos tuvo un rendimiento descollante ni muchos menos, pero tampoco fueron los peores del equipo que está armando Diego Osella para el torneo superior que está por comenzar.

Sí alternaron buenas y malas, sintieron en carne propia que no llegaron a un equipo con una identidad de juego definida y experimentaron que ponerse la camiseta rojinegra no entrega margen para un período de adaptación y deben dar respuestas inmediatas adentro de la cancha.

De atrás hacia adelante, hay que decir que Germán Voboril no tuvo que lidiar con un puntero definido por su sector. El lateral izquierdo no tuvo grandes dolores de cabeza a la hora de marcar y se mostró como una salida prolija con la pelota desde el fondo de la cancha, aunque evitó tomar riesgos y casi no pasó al ataque por sorpresa, algo que fue la gran cuenta pendiente en el debut ante un adversario que sólo se resignó a esperar y preocupó con la pelota quieta.

Fue reemplazado a los 61' (con el ingreso de Fértoli el DT buscó mayor peso ofensivo para quebrar el cero).

Sin embargo, justamente por ese sector y por la vía de pelota detenida fue como llegó el gol del Gallito en el segundo tiempo (71'), con definición de Nicolás Minici a la salida de un córner e ingresando por esa zona de la defensa leprosa.

Otro que se puso por primera vez la camiseta rojinegra de manera oficial fue Facundo Quignon. Y el volante tuvo un partido si se quiere aceptable. Buscó ser prolijo con la pelota, trató de presionar en campo contrario y nunca se escondió a la hora de mostrarse como opción de pase. Evidenció panorama para lateralizar el balón y dejó el crédito abierto para lo que viene.

   Mientras que Joel Amoroso alternó luces y sombras. En lo positivo estuvo la voluntad para abrir bien la cancha y animarse al uno versus uno. Tuvo velocidad y sprint final, pero la pata flaca fue la última puntada, con algunos centros imperfectos y la falta de puntería cuando quedó frente al arco. Se movió por derecha y por izquierda y terminó absorbido por el embudo que propuso Deportivo Morón. Por eso lo reemplazó Isnaldo a los 73'.

   Desde el banco ingresó Eugenio Isnaldo y fue una opción válida para abrir la cancha por la izquierda. Tuvo decisión para desbordar y de un centro rasante que partió de sus pies casi llega la conquista de Fértoli que neutralizó el arquero de Morón, lo que hubiese sido el empate que nunca llegó. Además, el jugador que volvió del préstamo en Defensa y Justicia se hizo cargo de la pelota quieta en el tramo final.

   Entre los suplentes estuvieron el zaguero Néstor Moiraghi y el volante Sebastián Prediger, quienes pueden ser opciones válidas para lo que viene. En tanto, el delantero Mauro Matos no participó del juego por atravesar un serio problema personal.

   Este es el escenario, con los refuerzos que Osella ya tiene a disposición y con los que trabajó en la larga pretemporada. Algunos ya sumaron minutos y otros esperan la chance. Newell's los necesita para salir adelante, aunque ninguno llegó con el rótulo de salvador y sería un error ponerles esa mochila en sus espaldas.

   "Son incorporaciones, no refuerzos", había advertido el presidente Eduardo Bermúdez haciendo alusión a que la realidad del club del Parque no está para darse lujos con apellidos fuertes ni contrataciones onerosas.

Comentarios