Ovación
Viernes 09 de Septiembre de 2016

Incógnita Rodríguez

Ya está en River porque en Newell's no tiene lugar. ¿Allá sí? ¿Acá no? Parece un contrasentido.

Ya está en River porque en Newell's no tiene lugar. ¿Allá sí? ¿Acá no? Parece un contrasentido. Está bien que en el equipo millonario el pibe (en este caso es Denis Rodríguez, pero para el caso no se trata de nombres) tendrá, en teoría, más partidos por delante porque el club compite además del torneo local en la Copa Argentina (la Lepra ya quedó afuera) y quizás en otros torneos en los que pueda ganar minutos. Sin embargo, también tiene más jugadores con quienes pelear el puesto, y eso lo complicará. Pero, igual cambió la rojinegra por la banda roja. ¿Convencido? ¿Obligado? ¿Como apuesta a futuro? ¿Como consecuencia del presente? Un combo, seguramente.

Acá, en Newell's, para este torneo no tenía lugar en el equipo titular (tampoco lo tiene en River). Pelear desde el banco de suplentes era la opción. Es la misma en ambos casos, sólo hay una diferencia, que hoy en el fútbol argentino parece muy importante, aunque no siempre lo es: el DT rojinegro apuesta más a la experiencia para el actual torneo en busca de puntos para sumar centésimas de promedio, el DT de River no mira con la misma óptica en la pelea por estar arriba en la tabla sin mirar para abajo.

Y está bien que cada uno priorice sus ideas (también la de los clubes), pero el riesgo que se corre es grande. Ni hablar cuando el trueque, con pesos más o pesos menos, con opciones de compra para ambos lados, se hace entre un mediocampista ofensivo como es Denis y un marcador central como Leandro Vega, por más que este tenga un paso por la selección olímpica. Es que generalmente se venden más caros los futbolistas que atacan que los que defienden.

Comentarios