Economía
Jueves 25 de Agosto de 2016

Incidentes en el desalojo de un piquete por parte de Gendarmería

Desocupados cortaron la autopista que une Buenos Aires y La Plata y fueron reprimidos por los efectivos. Bullrich destacó el operativo

La autopista Buenos Aires-La Plata, a la altura del kilómetro 9, fue ayer escenario de incidentes a raíz del avance de efectivos de la Gendarmería para despejar el piquete de la Coordinadora de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón.

Poco antes de las 15 y luego de cuatro horas de corte al tránsito en ambas manos, los efectivos avanzaron con carros hidrantes, balas de goma y gases lacrimógenos para liberar la vía, mientras los piqueteros respondieron lanzando piedras y palos a los uniformados .

El bloqueo en reclamo de puestos de trabajo había paralizado desde las 11 la circulación a la altura de Dock Sud y generado grandes demoras en el tránsito, lo cual derivó en enfrentamientos entre los automovilistas y los manifestantes, que dejaron un saldo de varios vehículos dañados.

La ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, destacó el accionar de la Gendarmería y adelantó que la cartera que maneja avanzará con las denuncias.

En un comunicado, el Ministerio de Seguridad aseguró que, "luego de la negativa" de los piqueteros "a despejar la zona, Gendarmería Nacional Argentina actuó, desalojando a los manifestantes y notificando de la situación a la Unidad Fiscal de Investigación (UFI)".

"Los manifestantes arrojaron piedras y generaron robos, destrozos de bienes y ataques a los automovilistas allí presentes, quienes, a su vez, sufrieron roturas en los vidrios de sus autos. Es por ello que el Ministerio de Seguridad de la Nación realizará una denuncia penal para identificar y sancionar a cada uno de los responsables", concluye el comunicado.

Cola kilométrica. El corte, protagonizado por unas 200 personas, generó unos 8 kilómetros de cola, por lo que efectivos de la Gendarmería llegaron al lugar y despejaron la zona con carros hidrantes, gases lacrimógenos y balas de goma, mientras que los manifestantes resistieron durante algunos minutos arrojando piedras, palos y botellas.

Los manifestantes finalmente se fueron replegando, mientras llegaban efectivos de Infantería, que también utilizaron balas de goma para desalojar por completo la zona del Acceso Sudeste, finalmente habilitada tras la intervención de personal de limpieza de la autopista.

En este contexto, uno de los conductores denunció que su vehículo fue atacado "a palazos y piedrazos" por los manifestantes, mientras que los piqueteros alegaron que reaccionaron así porque fueron atropellados por los automovilistas.

Repudio de la CTA. Por su parte, la CTA Autónoma, que lidera Pablo Micheli, repudió "la represión que sufrieron trabajadores que se manifestaban por puestos de trabajo cortando la autopista La Plata-Buenos Aires y fueron violentamente reprimidos por la Gendarmería".

"Como es de público conocimiento, es creciente la desocupación, la precarización laboral y la pérdida del poder adquisitivo. La respuesta del Estado no puede ser la represión y la criminalización de la protesta social. Desde la CTA exigimos políticas públicas que atiendan las demandas populares y que se respete el derecho a la protesta", remarcó la central mediante un comunicado de prensa.

Comentarios