Cartas de lectores
Martes 02 de Agosto de 2016

Incertidumbre en barrio Martin

Como ciudadano y vecino de barrio Martin siento temor de la posibilidad de que se instale un boliche en el predio de Avenida de la Libertad y Necochea (Ex Munich—Espacio 11).

Como ciudadano y vecino de barrio Martin siento temor de la posibilidad de que se instale un boliche en el predio de Avenida de la Libertad y Necochea (Ex Munich—Espacio 11). Y ese temor que siento es producto de no haber recibido aún respuesta de las autoridades municipales quienes deben ampararnos y brindarnos protección y calidad de vida. He sido firmante de un expediente que tiempo atrás impulsara el Concejo Deliberante de Rosario en el cual se formulaba un pedido de informes al Municipio con el fin de aclarar el alcance de la ordenanza municipal 7.218 a fin de no dejar dudas sobre los alcances de la futura habilitación del antes mencionado predio. El expediente duerme en la Municipalidad y tengo conocimiento de que el Concejo en estos días reiterará el pedido de informes al Ejecutivo. Debe saberse que en el pliego el objeto permitido es bar, cafetería, sandwichería, heladería y comidas rápidas, no pudiendo dar lugar a que se utilice el local para alquiler de sus salones para eventos musicales, fiestas, reuniones, ya que esto desnaturalizaría los alcances de lo que al respecto fija la ordenanza. Sin embargo, en la circular aclaratoria Nº 1, con prevalencia sobre el pliego se incluye la posibilidad de alquiler para salón de eventos. A raíz de esta anómala situación, el Concejo Deliberante formuló un pedido de informes a la Municipalidad para que se exprese sobre qué entiende por salón de eventos, o sea, a qué rubro de explotación comercial hace referencia, ya que el mismo, y aquí la cuestión, no fue creado por la ordenanza 7.218, lo que daría lugar a que se lo asimilara a salón de fiestas o musical bailable. ¿Qué sucedería si en un barrio tranquilo, residencial, con cierta seguridad irrumpiera un boliche? Seguramente todo cambiaría, las calles serían más inseguras, el ruido insoportable hasta altas horas de la noche no dejaría descansar a los vecinos, el valor de los inmuebles cercanos se vería disminuido y se crearía un profundo malestar general. Ante esta realidad, ¿qué está haciendo la Municipalidad? ¿Dará lugar a que esto suceda? ¿Privilegiará el bolsillo de los posibles concesionarios sacrificando la tranquilidad, la buena convivencia y la paz del vecindario? No sé, sinceramente esto me siembra dudas, y como escribí en renglones anteriores me da temor. Solicito a todos los lectores que les interese defender el barrio, su tranquilidad y la paz en la convivencia, que no se mantengan indiferentes y que usen de sus derechos ciudadanos en forma pacífica y democrática para defenderse ante esta posibilidad que pudiera llegar a ser viable. Sólo una respuesta de la Municipalidad que aún sigue silenciosa daría tranquilidad a un barrio que cada vez más se está alarmando por este tema. Agradezco profundamente todas las gestiones de apoyo y ayuda que hemos tenido de la concejala Daniela León a quien valoro y aprecio; y espero que a la brevedad este tema, que inquieta y preocupa, quede de una vez por todas en el pasado.

Arturo Guaita / DNI 17.229.509

Comentarios