la_region
Sábado 30 de Julio de 2016

Imputativa para los detenidos por el chico desaparecido en Ceres

La Justicia determinará hoy la situación procesal de la abuela y el abuelastro de Maxi Sosa, arrestados anteayer tras una serie de operativos.

La audiencia imputativa a las dos personas detenidas en el marco de la investigación por la desaparición del niño de tres años en la ciudad de Ceres, se realizará hoy a las 9. 30 en la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) de la ciudad de San Cristóbal,en una reunió que será presidida por el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP) Hugo Tallarico y con la presencia de fiscales del Ministerio Público de la Acusación (MPA) Emilce Fissore y Diego Vigo, de Rafaela .

Las personas detenidas son la abuela del menor desaparecido, una mujer de 40 años cuyas iniciales son P.D.S., y su pareja, un hombre de 35 años cuyas iniciales son A.S.M,. Los dos fueron detenidos ayer a la mañana en el marco de 11 allanamientos solicitados por los fiscales del MPA y permanecen alojados en la Alcaidía de Rafaela, donde están incomunicados.

La detención de la mujer se produjo en su vivienda en colonia Montefiore, en el departamento 9 de Julio, mientras que el hombre fue interceptado por personal policial en Rafaela, cuando se trasladaba a bordo de una ambulancia hacia la ciudad de Santa Fe.

Los hechos. Maximiliano Sosa, de 3 años, desapareció la tarde del 21 de diciembre del año pasado cuando jugaba con otros chicos en el barrio Juan Pablo II, de Ceres, cerca del límite provincial con Santiago del Estero. Desde entonces se inició un fuerte operativo donde policías, bomberos voluntarios y vecinos iniciaron infructuosamente su búsqueda.

El chico se encontraba bajo el cuidado de su abuela, porque la madre estaba internada a punto de dar a luz un hermanito del niño desaparecido. Tras una búsqueda infructuosa por parte de familiares del nene, se denunció su desaparición en la comisaría local.

Poco después de la desaparición, la provincia ofreció una recompensa de 100 mil pesos a quien ofreciera datos certeros de su ubicación y para garantizar el anonimato de posibles testigos se colocaron urnas en la Municipalidad de Ceres, la oficina del Correo Argentino y el hospital local para el acercamiento de información en forma anónima.

Tras la conmoción de los primeros días la investigación continuó silenciosamente, volcándose al entorno familiar del niño. Después de meses de tareas, se llegó finalmente a los allanamientos del jueves y a la detención de la abuela de Maxi y de su pareja, bajo la supervisión de las jefa y subjefa de Trata, Mónica Viviani y Marcela Romagnoli, respectivamente y del subsecretario de Investigación Criminal y Policías Especiales, Rolando Galfrascoli y otros altos funcionarios de la seguridad provincial.

Llamado clave. Aunque no se confirmó oficialmente, la investigación habría dado un vuelco significativo en los últimos días cuando una escucha telefónica entre miembros de la propia familia reveló un dato que los investigadores consideran fundamental. Es que ya se había solicitado a la Justicia la intervención de algunos teléfonos de la familia, y una de esas conversaciones habría sido clave.

El menor habría desparecido el 21 de diciembre de 2015 en el barrio Juan Pablo II en las afueras de la ciudad de Ceres, donde vivía.

La última vez que fue visto iba caminando desde su casa a una vivienda próxima en la que vive un amigo.

Comentarios