Policiales
Martes 04 de Octubre de 2016

Imputaron a una banda que cometió un violento atraco a un frigorífico

Son cinco hombres con antecedentes que el día del hecho fueron detenidos gracias al rastreo del GPS de uno de los celulares robados.

Los cinco hombres detenidos el sábado sospechados de asaltar a mano armada un frigorífico de Suipacha al 1100 quedaron imputados ayer de los delitos de robo calificado por uso de arma de fuego, por haber actuado en poblado y en banda, de privación ilegítima de la libertad agravada por la violencia ejercida sobre las víctimas, portación ilegítima de arma de fuego y encubrimiento agravado. A los cinco se les dictó prisión preventiva por el plazo de ley a todos.

Los hampones pudieron ser rastreados y detenidos gracias al GPS de un celular que habían robado en el atraco. Todos tenían antecedentes con condenas y algunos había violado prisiones domiciliarias.

Descuido. Los imputados cayeron por un imperdonable descuido en hampones de esa talla, y ayer rindieron cuentas en Tribunales ante un juez. Se trata de los cinco integrantes de la banda que el sábado a la tarde irrumpió con armas de fuego en el frigorífico de pollos Soychu ubicado en Suipacha al 1172, de donde se llevaron la recaudación, una suma estimada en 400 mil pesos, varios teléfonos celulares de empleados y clientes del establecimiento. Una vez concretado el atraco la banda se fugó en un Ford Fiesta Max bordó.

Luego de un llamado al 911, operarios de la central comenzaron a rastrear el GPS de uno de los teléfonos sustraídos y le indicaron el trayecto a personal del Comando Radioeléctrico que comenzó la búsqueda de los maleantes, quienes finalmente fueron ubicados en una playa de estacionamiento de barrio Belgrano, en Bolivia al 1200.

Los sospechosos estaban fuertemente armados a bordo del un Ford Fiesta, que tenía pedido de secuestro activo porque había sido denunciado el 29 de septiembre en un hecho de robo cometido en una mueblería de Grandoli al 2800. Una vez reducidos, el personal de la Policía de Investigaciones (PDI) les secuestró tres pistolas calibre 9 milímetros, un revólver calibre 38, 156 mil pesos en efectivo, una decena de teléfonos celulares, y tres handies con la frecuencia policial.

Ayer fueron trasladados a los Tribunales provinciales donde las fiscales de Investigación y Juicio Juliana González y su par de Flagrancia Gabriela Bassagaisteguy expusieron las evidencias para sustentar la acusación por el atraco.

La jueza Mónica Lamperti hizo lugar a la figura escogida por las representantes del Ministerio Público de la Acusación (MPA) y finalmente imputó a Elvio Alberto L., de 43 años; Carlos O., de 37; Franco Matías C., de 28; Edgardo T., de 37 y Luis P., de 31, de los delitos de robo calificado por uso de arma de fuego apta para el disparo, privación ilegítima de la libertad agravado por la violencia ejercida, portación ilegítima de arma de fuego, robo agravado en poblado y en banda, y encubrimiento agravado.

Además, la jueza hizo lugar al pedido de la medida cautelar y ordenó que todos los acusados transiten en prisión preventiva por el plazo de ley la etapa de la investigación preliminar al juicio.

Fuentes vinculadas a la pesquisa el grupo estaría sospechada de haber cometido entraderas en Rosario y otras localidades de la provincia.

Pesados. Las fiscales recordaron durante la audiencia el currículum de algunos de los integrantes de la banda. Por ejemplo, se indicó que Elvio L. tiene una condena de tres años de ejecución condicional del 15 de diciembre de 2014 como coautor de un robo calificado, y otra pena unificada del 4 de febrero de 2015 a cuatro años y siete meses de prisión, instancia en la que le revocaron la condena condicional, aunque accedió a una libertad asistida el 6 de diciembre de 2015.

Por su parte Luis P. tiene en su haber dos condenas: una del 10 de febrero de 2016 a 4 años de prisión efectiva, aunque accedió a la domiciliaria el 16 de junio pasado, y otra del 12 de mayo cuando accedió a la prisión preventiva domiciliaria, las que violó en ambas oportunidades.

Asimismo, Edgardo T. tiene una condena del Juzgado de Sentencia Nº 4 y una causa abierta por lesiones y abuso de armas.

Pedidos. Por otro lado, la jueza Lamperti ordenó una junta médica forense urgente para T. y L. por sus estados de salud, para saber si pueden permanecer en una unidad penitenciaria. Además hizo lugar al pedido de la defensa de O. y C. en manos de los abogados Guillermo Muratti, Ignacio Carbone y Renzo Díaz, para que sean alojados en las comisarías 5ª y 4ª, respectivamente.

Comentarios