Miguel Lifschitz
Lunes 12 de Septiembre de 2016

Imputaron por "incitación a la violencia colectiva" al tuitero que fue denunciado por el gobernador

Rodolfo Streinbrecher tuvo que pagar una fianza de 100 mil pesos para quedar en libertad. "Fue una calentura del momento", dijo al cabo de la audiencia imputativa.

El hombre al que el gobernador Miguel Lifschitz denunció por amenazas en la red social Twitter fue imputado hoy por el delito de "incitación a la violencia colectiva", en la audiencia que se llevó a cabo en los tribunales rosarinos.

Rodolfo Streinbrecher, quien en las redes sociales publica bajo el seudónimo Rodolfo Kentton, quedó en libertad tras pagar una fianza de 100 mil pesos. La investigación está a cargo del fiscal Nicolás Froppiani.
"Pido disculpas al gobernador, fue una calentura del momento", fue la explicación que Streinbrecher ensayó una vez que ganó la calle, tras asistir a la audiencia imputativa.
"No soy un desestabilizador. Por eso vine a ponerme a derecho. Nadie me cree que estoy imputado por unos tuits", aseguró el imputado, y se quejó: "El gobernador aprovechó su poder para aplastarme".
El viernes pasado, Lifschitz denunció la presencia de "organizaciones mafiosas que están operando en la provincia de Santa Fe", a los que identificó como "servicios de inteligencia" y "políticos mediocres".
Asimismo señaló que se intentó aprovechar el malestar de la ciudadanía por la ola de violencia que sufre al ciudad de Rosario para impulsar "intentos desestabilizadores".

Comentarios