Policiales
Jueves 15 de Septiembre de 2016

Imputan a un yesero por el homicidio de un vecino en zona sudoeste

Un yesero de 27 años fue imputado ayer por la tarde del crimen de Osvaldo Sánchez, ocurrido la noche del lunes en bulevar Seguí y calle 1722.

Un yesero de 27 años fue imputado ayer por la tarde del crimen de Osvaldo Sánchez, ocurrido la noche del lunes en bulevar Seguí y calle 1722. Según la acusación formulada en la audiencia por el fiscal de Homicidios Luis Schiappa Pietra, una discusión habría precipitado el asesinato del muchacho de 30 años que, según sus vecinos, "era conflictivo, andaba siempre drogado y robaba en el barrio". En tanto, el acusado se abstuvo de declarar.

Fernando B. fue arrestado momentos después del crimen sin oponer resistencia. En la audiencia de ayer, presidida por el juez José Luis Suárez, el fiscal reseñó que el acusado "ingresó en la casa de Sánchez a las 22 del lunes y sin preguntar demasiado le disparó, impactando en varias oportunidades" en el cuerpo de la víctima. Al retirarse, según la acusación, B. sostuvo "este tipo me tenía cansado".

El fiscal agregó que al llegar a la escena del crimen, "varios vecinos me indicaron donde vivía B., fuimos a la casa y lo encontramos. Su padre entregó el arma empleada, un revolver calibre 22 largo".

Molesto. Según la reconstrucción del fiscal, "aparentemente B. habría discutido con Sánchez, porque éste solía acudir a su casa, donde vive con su mujer e hijos, y molestaba a su esposa".

Por su parte el abogado defensor de Fernando B., Jairo Cándido, contó que el imputado "trabaja como yesero en una localidad cercana adonde se traslada los lunes y vuelve los viernes. Durante su ausencia Sánchez habría molestado varias veces a la familia" de B. Asimismo, el defensor sostuvo que la víctima "aspiraba pegamento continuamente y molestaba siempre a Julia", la esposa del acusado".

Preso. El defensor también remarcó que B. no tendría antecedentes penales, pero el juez aceptó la prisión preventiva sin plazos por entender que la expectativa de condena en el delito que se le atribuye es alta.

Tanto el padre, como la hermana y la pareja del acusado estaban en la sala. "Nunca hicimos la denuncia sobre este pibe. Iba y venía como quería, robaba y la policía nunca hizo nada", dijeron al término de la audiencia.

"Los amigos de este pibe nos amenazaron de que esta noche (por el miércoles) nos quemaban la casa. Este chico era un peligro para el barrio Cabín 9, donde vivimos hace años. Cuando le dije hoy a la policía que me cuidaran, que me querían agredir, me respondieron que hablara con el fiscal. Yo ya sé que hacer, si me tocan un hijo o alguien de mi familia me defiendo y mato", dijo el padre del muchacho acusado entre lágrimas de bronca e impotencia.

Comentarios