Policiales
Martes 30 de Agosto de 2016

Imputan a tres ladrones detenidos en persecución

Se tirotearon con policías al fugarse tras intentar una entradera en una casa. Se les ordenó la prisión preventiva por el máximo plazo legal

Tres ladrones que fueron detenidos el viernes pasado luego de protagonizar una cinematográfica fuga y tiroteo con la policía por las calles de Saladillo, al escapar de una frustrada entradera a una vivienda de calle Hilarión de la Quinta y Castro Barros, fueron imputados de robo calificado por el uso de arma de fuego, en poblado y en banda, y portación de arma de fuego, y se ordenó su prisión preventiva por el plazo máximo que establece la ley.

Los delincuentes identificados como Emanuel G., de 29 años; Fabián L., de 33 y Esteban L., de 53, fueron acusados de varios delitos que protagonizaron durante un raid que se inició a la siete de la mañana del viernes, cuando intentaron robar en un coqueto chalé de Hilaron de la Quintana al 20.

La acusación. En una audiencia que se celebró el sábado en Tribunales provinciales, la fiscal de la Unidad de Flagrancia, María de los Angeles Granato, describió el hecho paso a paso. Les endilgó haber llegado a bordo de un Peugeot 207 gris a la casa de un empresario de 62 años, al que encañonaron y golpearon en la cabeza mientras abría el portón y sacaba su auto para ir a trabajar.

La secuencia fue advertida por un vecino que en medio de los gritos llamó al 911 y alertó de la situación. Pero los delincuentes se percataron de la inminente llegada de la policía a través de una radio o handy en el que monitoreaban su frecuencia

Apenas arribó el patrullero se inició una persecución a toda velocidad por varias calles de Saladillo: desde Hilarión de la Quintana en contramano al oeste, Pavón al norte. A 5300 de esa arteria los maleantes efectuaron disparos contra el coche de la policía y se descartaron dos armas de fuego (un revólver calibre 38 y una pistola 9 milímetros), y un teléfono.

Sobre los talones. Los hampones prosiguieron su alocada carrera por Pavón perseguidos de cerca por el patrullero del Comando Radioeléctrico. En la intersección con Anchorena se desviaron hasta Ayacucho, para seguir hacia el sur. En ese ínterin, los policías ya habían incrustado un proyectil en uno de los neumáticos del Peugeot.

Acorralados. Con el rodado averiado y al menos tres móviles policiales que lo tenían cercado, los maleantes se vieron obligados a detener la marcha. Y apenas intentaron resistirse fueron detenidos en el cruce de Ayacucho y la cortada Ivanowski.

En esa condiciones llegaron el sábado a Tribunales donde la fiscal Granato les endilgó el delito de robo calificado por el uso de arma de fuego, en poblado y en banda y portación de arma de fuego de guerra.

El juez Luis María Caterina hizo lugar al a esa calificación legal y al pedido de prisión preventiva, que ordeno para los tres por el plazo máximo de ley.

Comentarios