Estudiantes
Sábado 05 de Noviembre de 2016

Impulsan la agroecología como un nuevo paradigma productivo

En la facultad de Zavalla, mas de 250 estudiantes de distintas distintas zonas debatieron sobre el modelo agropecuario.

"Cerca de 250 estudiantes participamos del encuentro desde el cual intentamos juntarnos para generar un pensar, cuestionar y organizar iniciativas sobre la agroecología", resalta Florencia Cinches, estudiante de agronomía y miembro del grupo de jóvenes que convocaron al Primer Encuentro Nacional de Estudiantes por la Agroecología, realizado la última semana de octubre en la Facultad de Ciencias Agrarias, de Zavalla.

Magalí Longo, alumna de la licenciatura en recursos naturales, también coordinadora del encuentro y miembro del grupo de estudiantes y graduados de Agrarias que impulsan al Movimiento Universitario por la Agroecología (MUA), sostiene que "se requiere un cambio de miradas y apuntar a realidades distintas. Tomar el tema desde el saber del productor, el economista y no ser estructurados, además de implementar una dinámica divulgación de estos proyectos".

"La agroecología valora al conocimiento empírico del campesino que trabaja día a día junto a la tierra, pero también al saber científico. Es una disciplina completa que articula saberes y que exige conocer al territorio", indican los jóvenes. Se trata, agregan, de una "mirada legal, socioambiental y productiva de la actualidad agropecuaria".

Magalí explica: "El consumidor ahora se acerca a los nuevos productos, quiere ver cómo se producen y cómo se producían antes. Es bueno preguntarnos de dónde viene lo que comemos, porque el alimento es salud".

Al congreso llegaron participantes desde "Chile, Misiones, Entre Ríos, Balcarce, La Pampa, Córdoba, La Plata, El Bolsón, de la Facultad de Buenos Aires y de Mendoza, entre otros", indica Antonella Pighin, estudiante rosarina de agronomía.

Sobre la intervención de estudiantes en esta temática, Magalí señala que "en La Plata se lanzó esta organización, en Córdoba hace mucho que están en el tema, La Plata también es un referente en la movida".

"Pero,en Santa Fe —agrega Florencia—. es más complicado, estamos en una zona en la que debemos romper esa estructura de producción impuesta. Es necesario que en cada facultad haya cátedras de agroecología, también buscamos implementar una cátedra libre sobre el tema".

"En la carrera de agronomía entran unos 400 alumnos por año, pero en la licenciatura de recursos naturales seremos unos cien por año". Magalí indica que "nuestra carrera no tiene aún siete años, pero acerca a muchos alumnos que estudian agronomía y no hallan un espacio para conocer el tema ambiental".

Cátedra abierta

Para Magalí, del último año de la licenciatura, "la cátedra trabajaría con clases, talleres y prácticas en el lugar donde producir de esta manera. La facultad está abierta a esta idea, muchos profesores toman el tema".

También rescata el conocimiento ancestral, "quienes hace años conocen y trabajan la tierra deben ser incluidos y sumados. Hay conocimientos que al no ser certificados académicamente, se cree que no tienen valor, pero debemos entender que la ciencia es sólo una manera de ver. Sucede que el conocimiento estaba muy concentrado, y antes existía un ingeniero que iba al terreno e imponía su conocimiento".

"Pero lo ambiental, la química, la comunicación, la economía y la salud son parte de esta práctica, que tomamos en las jornadas. En tanto, sobre el tema maquinarias, también se debe analizar, ya que no son las misma del otro tipo de producción, pero tampoco es cuestión de volver en el tiempo, se debe apostar a nuevas tecnologías y con un cambio de producción, no sólo con maquinarias utilizadas en el monocultivo", asegura Magalí.

Antonio Lattuca
Antonio Lattuca, experto en huertas urbanas y agroecología.
Antonio Lattuca, experto en huertas urbanas y agroecología.


Piden revalorizar al trabajo de agricultor

"La iniciativa de los estudiantes es algo muy bueno, pero falta también que la facultad tomé el tema" dice Antonio Lattuca, experto rosarino en huertas urbanas.

"En tanto, admite, la Universidad y el Inta se acercan algo a la agroecología, pero ya debería funcionar una carrera de grado sobre el tema, en todas las escuelas. Es la única salida, estamos en un momento muy grave, pero hay una oportunidad, gran parte de la sociedad lo demanda, pero las instituciones no dan la respuesta necesaria. Sucede que la academia es un coto cerrado".

Advierte, "con la revolución verde, lo hizo misionando su rol para salvar del hambre al mundo, pero no sucedió. Hasta el informante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) indica que se produce más alimento, pero no para alimentar al mundo.

Se producen agroquímicos, semillas híbridas y transgénicos. Hasta la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aaprecid) indica que se exporta, pero la producción no alcanza para la alimentación".

Lattuca sostiene que "desaparece la comida porque no se valoriza el trabajo del agricultor. Hay grupos que contratan campos para explotación y esa agroindustria termina con la agricultura familiar. Además, se produce más comidas para mascotas y combustible que alimento para la gente".

"El pronóstico es grave, pero se actúa y los estudiantes mantienen estos proyectos", indica Lattuca, agrónomo y máster en agroecología, quien coordina cursos de agroecología en el Colegio de Agrónomos de Rosario.

Ñanderoga

En guaraní, el término significa nuestra casa. donde se atesoran la vida, En Vera Mugica y San Lorenzo, Lucho Lemos levantó el banco de semillas caseras, llamado Ñanderoga. "Presenté en el congreso el proceso de la semilla".

"Trabajé toda la vida con la tierra, soy campesino productor, tabacalero de la zona rural de Goya, Corrientes. Luego vinimos para Rosario y al tiempo presentamos un proyecto de agricultura urbana. Hay muchas formas de producir semillas, sin agregar biotecnología que luego desnaturaleza a la semilla. Son métodos naturales, sanos y resisten al clima y se adapta al lugar",

Y remarca: "Está en juego un paquete tecnológico que no es neutro y tiene intereses y le dan la espalda a la sociedad. Ofrecen mayor producción y exportaciones, pero en el país hay hambre".

Comentarios