Edición Impresa
Martes 05 de Febrero de 2008

Imposible confundirlo

Rafael Ielpi es eterno. El Negro, fanático de Rosario, ha optado por pasar el verano en la Chicago argentina y cuando abandona el aire acondicionado de su hogar...

Rafael Ielpi es eterno. El Negro, fanático de Rosario, ha optado por pasar el verano en la Chicago argentina y cuando abandona el aire acondicionado de su hogar incursiona por los bares más tradicionales en busca de algún reparador refrigerio. Cuando se pone el traje crema y la camisa roja es imposible soslayar su presencia. Imponente.

 

Aprovisionando la bodega

Nire Roldán no se descuida nunca. El ex concejal por el ARI enfrenta con sabiduría el calor veraniego que sacude a la ciudad y lo hace sin moverse de su reducto vernáculo. Días pasados fue visto en situación envidiable: en un conocido supermercado de Funes, el hombre recorría con meticulosidad las góndolas dedicadas a los vinos. Después de una evaluación larga y concienzuda, el carrito quedó hasta el tope de botellas. A Nire nadie lo va a tomar desprevenido.

Comentarios