Edición Impresa
Lunes 28 de Diciembre de 2015

Imágenes que cuentan el horror

Huellas de desapariciones, de Helen Zout, se expone en el Museo de la Memoria. Un relato para enhebrar la memoria y sus olvidos.

Contar lo siniestro, lo que duele pero enhebra
cada recuerdo y, casi obviamente,
cada olvido. Y hacerlo con imágenes. Algo
de eso es la propuesta de la muestra
fotográfica Huellas de desapariciones,
de Helen Zout que se expone hasta
el 21 de febrero en el Museo de la Memoria
(Córdoba y Moreno).
Zout enfoca los rastros para enhebrar
otra memoria o relato sobre la
dictadura y sus subjetividades: una
generación de jóvenes —sus contemporáneos—
reducida a un cráneo con
un orificio de bala, sus huesos desperdigados. En sus fotografías también
está “el mundo de los vivos, los que
de algún modo quedaron: la mirada de
las madres, de los sobrevivientes, la de
los hijos”.
En el relato que compone Zout también
está el horror en el rostro vedado
del desaparecedor y en el tristemente
célebre Ford Falcon, la burocracia y los
aviones de la muerte, los campos de
concentración, la escuela Vucetich, y
el futuro, el escrache, la imagen de Pablo
Miguez, el río, la despedida de los
padres frente al río donde se arrojaron a
los desaparecidos con el ánimo de que
nunca aparecieran.
“La lente de Helen Zout es implacable.
Cómo fue la vida en la desaparición.
Una sociedad argentina que hace
desaparecer o permite desaparecer. No
hay ninguna demagogia en las imágenes”,
señala Osvaldo Bayer en una reseña
sobre la muestra.
Helen Zout nació en 1957 en Carcarañá,
y es ciudadana argentina y suiza.
Fue cofundadora de la Fotogalería
Omega en la ciudad de La Plata, en
1980 y en 1984 fue miembro fundadora
del Núcleo de Autores Fotográficos. En
1989 logróla Beca del Fondo Nacional
de las Artes y en 2002 la Beca John
Simon Guggenheim. Desde hace 30
años realiza trabajos fotográficos vinculados
a problemáticas sociales y de
salud mental. Su trabajo Huellas de
desapariciones durante la última
Dictadura Militar en Argentina
1976- 1983 (2000-2006) fue declarado
de interés nacional por la Presidencia
de la Nación en 2005. Entre 1983 y
1986 fue reportera gráfica del diario La
Razón. Poseen obras suyas, entre otros,
el Museum of Fine Arts de Houston,
EE UU, el Museo de Arte Moderno de
Buenos Aires y el Museo Nacional de
Bellas Artes de Argentina, el Municipio
de Torino, Italia, y coleccionistas privados
del país, Brasil y EE UU.
La exposición fue prestada al Museo
de la Memoria por el Centro Cultural de
la Memoria Haroldo Conti (ubicado en
la ex Escuela de Mecánica de la Armada),
y podrá visitarse hasta el 21 de
febrero, de martes a viernes, de 9 a 13,
y sábados, domingo y feriados, de 17
a 20.

Comentarios