Educación
Sábado 27 de Agosto de 2016

"Ideas que nos abren las puertas a otros mundos"

"Escribo este libro convencida de la importancia estratégica que tiene para nuestras sociedades la construcción del pensamiento científico y tecnológico en las nuevas generaciones. En un mundo vertiginosamente cambiante y cada vez más incierto, creo que se trata de un tipo de pensamiento que nos empodera y da herramientas para estar mejor plantados a la hora de tomar decisiones. Que nos da libertad. Que nos permite tomar parte activa en el diálogo democrático y responsable acerca de las problemáticas locales y globales que requieren acción colectiva y muchas veces urgente. Que nos da confianza en nuestra capacidad de entender y tomar las riendas de nuestros propios caminos", dice la investigadora Melina Furman en la introducción del libro "Educar mentes curiosas: la formación del pensamiento científico y tecnológico en la infancia" (Fundación Santillana).

"Escribo este libro convencida de la importancia estratégica que tiene para nuestras sociedades la construcción del pensamiento científico y tecnológico en las nuevas generaciones. En un mundo vertiginosamente cambiante y cada vez más incierto, creo que se trata de un tipo de pensamiento que nos empodera y da herramientas para estar mejor plantados a la hora de tomar decisiones. Que nos da libertad. Que nos permite tomar parte activa en el diálogo democrático y responsable acerca de las problemáticas locales y globales que requieren acción colectiva y muchas veces urgente. Que nos da confianza en nuestra capacidad de entender y tomar las riendas de nuestros propios caminos", dice la investigadora Melina Furman en la introducción del libro "Educar mentes curiosas: la formación del pensamiento científico y tecnológico en la infancia" (Fundación Santillana).

En ese análisis inicial observa: "Sin embargo, hay algo en la educación científica y tecnológica en la infancia que, al menos para mí, es profundamente más bello y fundamental: se trata de colocar las primeras piedras para la construcción de una mirada juguetona, fresca e intelectualmente honesta, de disfrute por el aprendizaje y placer por la creación personal y grupal, que se sostenga toda la vida". Propone que su libro "constituya un recurso útil para todos aquellos educadores, investigadores e interesados en la formación de los niños, que ojalá pueda aportarles ideas, preguntas y ejemplos que ayuden a mirar con nuevos ojos la práctica cotidiana y a imaginar nuevos caminos posibles".

Párrafos antes, la educadora define a la infancia como "esa gran etapa de la vida en la que todo está por inventarse. Son años de ojos brillantes, de descubrimiento, de curiosidad a flor de piel. En palabras de la gran pedagoga canadiense Eleanor Duckworth, es una etapa en la que brotan continuamente las «ideas maravillosas»". Dice que se trata de "esas ideas que, sin pedir permiso, de pronto aparecen y nos abren la puerta a mundos nuevos. Que seguramente no son nuevas para la humanidad, claro, pero sí para nosotros cuando las pensamos por primera vez. Que nos dan confianza en que somos capaces de crear, inventar, entender y transformar lo que sucede a nuestro alrededor. Que nos hacen sentir que el mundo está en nuestras manos. Esas ideas maravillosas nos dan la alegría de saber que somos protagonistas de un mundo en permanente construcción".

Comentarios