Edición Impresa
Sábado 11 de Junio de 2011

Idea ridícula y preversa

"Imaginemos que se aplica la prueba y los docentes que sacan tal puntuación cobran un 10 % más. Una familia anota a su niño en una escuela, y a llegar el primer día de clases la directora les dice: ’Les toca la señorita Patricia, no es tan buena pero quédense tranquilos porque va a ganar un 10% menos’. Es muy ridículo y perverso. Sí, queremos la evaluación pero integral, que sea para trabajar sobre las variables clave del sistema como las tasas de repitencia y desgranamiento y detectar por qué suceden, para también evaluar las prácticas institucionales ligadas a variables macro", dice la titular de Ctera, Stella Maldonado. Y subraya: "Aceptamos ser parte de una evaluación, pero no ligada al salario. Tampoco para creer que van a mejorar los aprendizajes. EEUU es el más claro ejemplo de esto, los mismos docentes reconocen que la crisis educativa que viven es muy profunda".

Comentarios