Edición Impresa
Viernes 25 de Enero de 2008

Humanoides de vacaciones

El verano tiene sus inclemencias para los que quedan atrapados en las ciudades, pero los que logran huir agradecen al astro sol cada vez que aparece. Pero claro, con el sol no alcanza. Los humanos, parientes cercanos del humanoide que la Nasa dice haber visto en Marte, tienen otras necesidades. Entonces buscan un hotel, restaurantes o bares, entretenimientos varios, en fin. De eso se tratan las vacaciones. Todo el año trabajando para lograr algunos días de libertad condicional. ¿”Qué nos pasa a los argentinos?”, preguntaría el catedrático mediático...

El verano tiene sus inclemencias para los que quedan atrapados en las ciudades, pero los que logran huir agradecen al astro sol cada vez que aparece. Pero claro, con el sol no alcanza. Los humanos, parientes cercanos del humanoide que la Nasa dice haber visto en Marte, tienen otras necesidades. Entonces buscan un hotel, restaurantes o bares, entretenimientos varios, en fin. De eso se tratan las vacaciones. Todo el año trabajando para lograr algunos días de libertad condicional. ¿”Qué nos pasa a los argentinos?”, preguntaría el catedrático mediático.

   Días atrás una noticia advirtió sobre los precios en los sitios de veraneo. Aumentos de hasta un 40 por ciento de un año a otro. Debe ser el único sector que logró ajustar, y un poco más también, el vapuleado índice del Indec. Pero pareciera que para ellos no hay advertencias de desestabilización económica como sí suelen lanzarse cuando un gremio reclama un aumento justo, real.

   Algo no cierra, un trabajador logró durante el 2007, a duras penas si está en blanco y otros detalles, que su salario creciera a lo sumo hasta un 20 por ciento, ¿entonces? Dos opciones, o empieza a reducirse la demanda o los del sector turístico gastronómico empiezan con sus clásicas quejas. “Las ventas cayeron un 30 por ciento”, fue entonces la noticia de esta semana.

   El turismo, se sabe, es una movilizante industria sin chimeneas, pero no es eterna y sí muy sensible. Las playas de Brasil o Uruguay, si se puede llegar, son siempre tentadoras. La aceleración del mercado laboral ha llevado a que los meses de vacaciones se extiendan hacia diciembre y marzo, tradicionalmente más económicos, pero tampoco. “No, eso ya no es más así _dicen desde una agencia de turismo_ la temporada ahora se extendió y los precios también”, detallan. ¿No será mucho?

Comentarios