El Mundo
Sábado 02 de Julio de 2016

Hubo saqueos por alimentos en una zona selvática de Venezuela

Mas de un centenar de detenidos durante los disturbios en Tucupita. El gobierno calificó la protesta de vandalismo desfrazado de hambre.

Decenas de personas fueron detenidas en protestas y saqueos por la falta de alimentos en Tucupita, capital de una región selvática del este de Venezuela, según autoridades y una diputada de oposición. Los disturbios estallaron el jueves, lo que según la legisladora opositora Larissa González llevó a las autoridades a militarizar esta ciudad de 86.000 habitantes, ubicada a 700 kilómetros de Caracas. La gobernadora oficialista del Estado de Delta Amacuro, Lizeta Hernández, calificó las protestas de "vandalismo disfrazado de hambre", y denunció "conatos de saqueo".

La situación ayer está en "total paz", según la autoridad. Sin embargo, González denunció en una entrevista radial que el gobierno pretende "esconder la verdad de un pueblo que está pasando hambre". Al menos 146 personas fueron detenidas durante los choques de manifestantes con efectivos de seguridad, dijo la diputada. Las autoridades no ofrecieron un balance, pero González divulgó imágenes de hombres llevados por uniformados y un fuerte dispositivo de seguridad con tanquetas militares.

Víctimas fatales. En las últimas semanas han aumentado las protestas en distintas ciudades del país ante la escasez de alimentos y medicinas, que alcanza 80 por ciento según la firma Datanálisis. A mediados de junio, otra manifestación por comida en Cumaná (400 kilómetros al este de Caracas) terminó en saqueos, dos muertes y la detención de más de 400 personas, la mayoría liberadas posteriormente con cargos menores.

El presidente Nicolás Maduro acusa a la oposición, que promueve un referéndum revocatorio en su contra, de dirigir los disturbios con el fin de "incendiar" el país y tratar de derrocarlo. La caída de los precios del petróleo ha agravado la crisis del país sudamericano y, además de la escasez, los venezolanos sufren la inflación más alta del mundo: 180,9 por ciento en 2015 y proyectada en 700 por ciento por el FMI para 2016.

Según una encuesta, la gestión de Maduro alcanzó el mayo una aprobación de 23 por ciento, según una encuesta, lo que lo coloca en una situación de riesgo ante la posibilidad de ir este año al referéndum revocatorio. En los últimos meses el registro de aprobación se ha mantenido dentro de un rango entre 23 por ciento y 26 por ciento, lo que revela un estancamiento en la popularidad del mandatario que se ha visto golpeada por una compleja crisis dominada por una desbordada inflación de tres dígitos y graves problemas de escasez de alimentos, medicinas y otros bienes básicos. Un estudio de la firma Datanálisis, una de las principales encuestadoras del país, señala que la aprobación de gestión de Maduro se ubicó para mayo en 23 por ciento, indicó el director de la empresa, Luis Vicente León.

Diálogo estancado. A su vez, el jefe de la Asamblea Nacional venezolana (Parlamento), Henry Ramos Allup, expresó ayer su desconfianza hacia el ex presidente de República Dominicana Leonel Fernández como facilitador de un diálogo político entre el gobierno y la oposición venezolana.

Ramos reaccionó a los comentarios de Fernández en España, donde pidió a la Organización de Estados Americanos (OEA) "cautela" en la invocación de la Carta Democrática Interamericana en Venezuela. Señaló además que debe quedar claro "para qué" se invoca ese mecanismo.

Fernández acompaña a los también ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero, de España, y Martín Torrijos, de Panamá, en la facilitación del diálogo en Venezuela que impulsa la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Comentarios