Ovación
Miércoles 18 de Mayo de 2016

Hubo quórum pero la AFA cruje

El comité ejecutivo esta vez sí se reunió pero no hay acuerdo. Las diferencias siguen expuestas y la grieta no se cierra.

La exposición casi angelical de Ernesto Cherquis Bialo se fue cayendo con el correr de los minutos como castillo de naipes. El vocero de AFA dio a entender, apenas finalizó la reunión del comité ejecutivo que esta vez sí contó con quórum, que se estaba ya ante la aprobación de la refundación del fútbol argentino. Hasta se atrevió a hacer un repaso histórico de los distintos momentos en que los distintos cismas fueron cambiando las reglas del juego. Habló de que ya se había decidido por unanimidad modificar por completo las estructuras mismas y confirmar el nacimiento de lo que llamó "la Liga", sácandole el prefijo de "Super". Pero lo dicho, debieron empezar a conocerse las opiniones de los verdaderos protagonistas para entender que nada de su discurso fue cierto. El problema subsiste y la amenaza de la división sigue muy firme. No pasó el temblor, al contrario.

"La reunión fue saludable, el diálogo muy rico, sincero y amplio. Las posiciones se van acercando con el objetivo de darle fuerza y vigor a un nuevo orden del fútbol argentino", expresó en el predio de la AFA de Ezeiza Cherquis Bialo, que dedicó gran parte de su conferencia de prensa a justificar porqué ante los medios no estaban los presidentes de los clubes en vez de él. Para el vocero de la AFA era un dato menor que no se hubiera decidido ya la fecha para la asamblea que decidirá la creación de la Liga, que era cuestión de tiempo, pero que ya estaba en marcha porque había acuerdo y apenas faltaban discutir los detalles. Pero a medida que se fueron filtrando las opiniones de los dirigentes, el clima casi de convento que pintó el encargado de prensa se nubló de tal manera que la posibilidad de la fractura quedó más latente que nunca.

Sin la presencia de los clubes rosarinos, el comité ejecutivo sí se pudo reunir a diferencia del lunes, donde no dieron el quórum los aliados al presidente de Independiente, Hugo Moyano, y a su yerno, el titular de Barracas Central, Claudio Tapia, que está al frente de los intereses de los clubes del ascenso. Pero si bien se discutió, no se llegó a ningún acuerdo y las amenazas del presidente de Boca, Daniel Angelici, de jugar un torneo aparte de 14 equipos junto a los grandes (excepto el Rojo), continuaron en pie. Y, según trascendió, hasta tuvo un duro cruce con el titular de Lanús, Nicolás Russo, quien lo habría acusado de buscar que la AFA sea intervenida luego de que el amndamás xeneize sentenciara que no cree en los consensos y que tal era el momento justo de la división.

¿Qué pasaría si la AFA es intervenida? En lo inmediato, no habría elecciones el próximo 30 de junio, las que hoy darían por ganador al ala opuesta al delfín del presidente de la Nación Mauricio Macri. Por eso mismo, Angelici y sus aliados buscaron que la asamblea extraordinaria para decidir la creación de la Liga se realice antes de esa fecha, para minimizar la importancia sobre quién dirija la AFA. En cambio, Moyano y los suyos se mantuvieron en que se realice el mismo día de la votación, después de ella. Por eso, es una cuestión de la máxima importancia.

No parece estar en discusión si hay o no Liga o Superliga, sino de quién la conduzca. Angelici quiere que la hagan los poderosos y dejarla en manos empresariales. Moyano y los clubes más chicos, no, ya que saben que saldrán perdiendo irremediablemente, como se nota claramente en las grandes ligas de Europa, sobre las que se quiere copiar el modelo. De lo que no parece haber ninguna duda, es que después de la reunión de ayer en la AFA, la pelea sumará nuevos y duros capítulos.

Comentarios