Edición Impresa
Martes 08 de Marzo de 2016

Homenajes verdaderos al trabajo y no a la cosmética

La reiterada alusión al perfume, al aroma, al rímel o al rouge al momento de buscar una figura que refiera a la mujer es tan gastada como aburrida.

La reiterada alusión al perfume, al aroma, al rímel o al rouge al momento de buscar una figura que refiera a la mujer es tan gastada como aburrida. Y además es injusta, por acotada: porque muestra sólo un perfil cosmético de las mujeres y no su amplia humanidad.

Días atrás se repitieron títulos con estas figuras (a veces incluso se hace mención a los tacos) también en las crónicas deportivas. Se  comentó que como parte de los homenajes al Día de la Mujer serían, por esta vez, femeninas las voces del estadio. Y en el súperclásico estuvo la locutora Marcela Baños, y aquí en la cancha de Central hizo lo propio la también conductora María Fernanda Rey. Sin dudas dos profesionales en lo suyo. “Por algo se empieza”, dijo un periodista varón. Y tal vez en un ámbito donde siempre las voces y miradas son masculinas, sí se trate de un comienzo. Pero quizás no sea el más importante. Si se trata de homenajes verdaderos no habría que desestimar la posibilidad, en los próximos años, de colocar a toda la mujer en la cancha. No sólo su voz. A una profesional que pueda comentar, relatar y analizar, como cualquier varón.

Las mujeres que se dedican al deporte y al fútbol en particular en esta ciudad son pocas. O poco conocidas. Habrá que trabajar más y abrir espacios de formación para que tengan un lugar. O más lugar. Y no sólo en el fútbol, sino en otros tantos deportes en los que la impronta aún hoy es mayoritariamente masculina. Así sea: con o sin rímel, perfume, aroma o tacos. 

Comentarios