Newell's
Lunes 17 de Octubre de 2016

Hizo lo más difícil: el gol

Figueroa fue titular por primera vez en el torneo y no brilló, pero tuvo viveza para moverse y anotar el 1 a 0 .

Sin vedetismo pese a que fue determinante en el triunfo rojinegro, Víctor Figueroa admitió que no tuvo el mejor desempeño. Tuvo tanta justeza la apreciación como su pie para el gol. Su mayor virtud fue cómo se movió para encontrarse con la pelota y mandarla al fondo, en su primer partido de titular en el torneo. Y no fue poca cosa.

"No hice un gran partido, en lo personal no me sentí tan bien, pero pude hacer el gol y sumar de a tres, que es lo importante", manifestó Figueroa. El volante había tenido hasta el momento pocos minutos. Recién jugó los dos partidos anteriores, 16' contra Atlético Tucumán y 10' frente a Temperley.

De allí que era importante para Figueroa hacerlo ayer desde el inicio. Le tocó reemplazar a Eugenio Isnaldo, aunque en realidad fue a Maxi Rodríguez, quien no estaba al ciento por ciento para reaparecer de titular luego de estar ausente con Temperley.

Lo de Figueroa fue mejor sin la pelota que con ella. Ocupó bien los espacios por el centro rotando con Formica cuando Amoroso se corría y hacía la diagonal. Le faltó mejor toque, más gambeta. Fue irregular, se diluyó con el correr de los minutos.

Cuando no la tocaba y era candidato al cambio, picó del medio a la derecha para anticiparse a los defensores en el centro bajo de Tevez y tocarla para el único gol. Lo festejó y quedó en el piso en la mitad de cancha. "Me acalambré", contó el jugador, reemplazado en ese instante por Eugenio Isnaldo. Ya había hecho lo más importante.

Si Figueroa había tenido hasta acá poca participación en el torneo, qué decir de otros tres que aún no habían jugado, Franco Escobar, Nehuén Paz y Héctor Fértoli.

Para Escobar también fue su primera oportunidad de zaguero central y no de lateral derecho como lo hizo en torneos anteriores. Lo de Gimnasia fue tan tibio que no lo pusieron a prueba. Anduvo bien en pelotas divididas por arriba, que ganó de cabeza.

Nehuén Paz, devenido en lateral izquierdo, tampoco corrió riesgos. De lo que no quedan dudas es que le cuesta hacerlo sobre el costado. De proyectarse, ni hablar.

Héctor Fértoli, otro que volvió tras terminar de titular el torneo pasado, no influyó. Surge el interrogante si jugando de punta por afuera no sería más provechoso con su cambio de velocidad en espacios reducidos que de volante. Pero en el esquema usual de Osella esa idea no cuaja.

Comentarios