El Mundo
Martes 14 de Junio de 2016

Histórico debate de a cuatro en España con vistas a las elecciones

Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera se comprometieron a formar gobierno luego de los próximos comicios, los segundos que se hacen en un semestre.

Los líderes de los cuatro grandes partidos españoles se comprometieron, en el primer debate electoral que los enfrenta en el país, a formar gobierno tras las elecciones del 26 de junio y evitar así unos terceros comicios adelantados. "No va a haber nuevas elecciones", aseguró el líder de Podemos, Pablo Iglesias, cuya formación se sitúa segunda en las encuestas, por detrás del Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy y por delante del Partido Socialista (PSOE).

"Si de Ciudadanos depende, habrá gobierno y habrá cambio", señaló el liberal Albert Rivera, de Ciudadanos, cuarta formación española, quien destacó su esfuerzo para tratar de formar gobierno tras las elecciones del 20 de diciembre, en las que ningún partido obtuvo mayoría, por primera vez en la historia democrática reciente.

El socialista Pedro Sánchez hizo un llamamiento a sus votantes para evitar la abstención y tratar de mantener la hegemonía de la izquierda en España. "Depende de los votantes socialistas", zanjó.

Rajoy, quien se sitúa a la cabeza en los sondeos, pidió a sus adversarios políticos que dejen gobernar a la lista más votada. "Si los que estamos aquí nos comprometemos a dejar gobernar al que obtiene más votos de los españoles, no habrá elecciones", dijo.

El debate electoral, trasmitido por televisión, es histórico ya que es el primero que enfrenta a cuatro candidatos a la presidencia del tobierno en España. Las elecciones del día 26 suponen la repetición de las celebradas en diciembre, que dejaron un Parlamento más fragmentado que nunca con la irrupción de Podemos y Ciudadanos. Pese a las negociaciones entre los principales partidos, no se logró formar gobierno.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el liberal Albert Rivera, se enzarzaron por la financiación de la formación izquierdista. "Usted no pide dinero a los bancos porque se lo da el dinero Nicolás Maduro", acusó Rivera a Iglesias. "No puedo aceptar que en un debate de candidatos a la presidencia del gobierno se acuse a mi formación de un delito tan grave como financiación ilegal cuando, hasta en cinco ocasiones, el Tribunal Supremo ha archivado las denuncias", contestó Iglesias. La Asamblea Nacional de Venezuela solicitó una investigación sobre la presunta financiación de Podemos por parte del gobierno chavista venezolano, algo que el partido español rechaza. Rivera, quien estuvo hace unos días en el país sudamericano, instó a Iglesias a dar explicaciones ante la Cámara venezolana.

Gesto al PSOE. El líder de Podemos tendió la mano a Pedro Sánchez a fin de negociar un futuro gobierno. "El adversario es Rajoy, Pedro, es Rajoy" le dijo en varias ocasiones Iglesias al líder del Partido Socialista (PSOE). "Nuestros votantes querrían vernos juntos", añadió. El líder socialista, sin embargo, no recogió el guante y arremetió contra Iglesias. "Usted y el señor Rajoy coinciden en una misma estrategia que es ir contra el PSOE", le espetó. Sánchez acusó a Podemos de no haber permitido la formación de un gobierno tras las elecciones del 20 de diciembre al no haber apoyado su investidura como presidente del gobierno, que resultó fallida tras un acuerdo con Ciudadanos. "Solo un Partido Socialista fuerte y ganador podrán garantizar el cambio", destacó el socialista. Iglesias, por su parte, instó al líder del PSOE a elegir el partido con el que pactará tras los comicios del día 26. "Solo hay dos opciones de gobierno: uno en el que esté el PP y otro en el que estén Podemos y el Partido Socialista", dijo Iglesias, quien señaló que el jefe del Ejecutivo, en el segundo caso, debería ser el candidato de la lista más votada. A diferencia de lo que ocurrió en las elecciones de diciembre, las encuestas electorales sitúan ahora a Podemos en segundo lugar, por detrás del Partido Popular (PP) de Rajoy y por delante del PSOE, en un escenario en el que de nuevo las mayorías absolutas brillan por su ausencia.

Comentarios