Edición Impresa
Domingo 20 de Diciembre de 2015

Historias conmovedoras entre el agua y el fuego

La narradora argentina Liliana Bodoc escribió dos libros de relatos en torno a los elementos de la naturaleza. Su objetivo es llegar a los jóvenes y honrar al amor.

Algunos la llaman la J.K. Rowling argentina por crear un mundo mágico en La saga de los confines, tres novelas épicas que recrean la época de la conquista. Liliana Bodoc trabaja ahora una nueva colección que promete ser tan atrapante como la primera: La saga de los dragones. Pero este año se corrió del mundo fantástico y escribió dos obras muy distintas: Ondinas y Salamandras. Ambas recopilan cuentos en una nueva saga, Elementales. Se trata de relatos que giran en torno a los elementos de la naturaleza, al agua y al fuego. Con ellos quiere llegar a los jóvenes y honrar el amor. Ahora prepara dos más para lanzar a principios de 2016: Nomos, tierra, y Silfos, aire.

Las historias de sus libros no tienen finales felices al estilo de Hollywood. La autora muestra su sensibilidad social a través de personajes cotidianos e históricos cuyas biografías conmoverán al lector y lo harán repensar su propia existencia.

En Ondinas hila las diferentes historias a través del agua que está representada en el río que fluye como la vida, en las lágrimas, en el hielo, en el mar y en esa sed intensa que aparece en el desierto.

Además de variar el estilo en cada cuento, también la autora recurrió a recursos gráficos. Por ejemplo, el Cuento en remolino está escrito en letras azules y con la forma de un remolino. Habrá que girar el libro para poder leer todas las frases. Eso mismo pasa en Un e-mail a fuego lento, de Salamandras, donde el texto está escrito en caracteres rojos suaves al comienzo y van tomando un tono más intenso a medida que avanza la bronca y el dolor de esa carta.

Hay un guiño juvenil cuando la autora juega con los emoticones, imitando la escritura de los mensajes de los chicos. No por eso dejan de ser un disparador para responder mil preguntas interiores. Un buen material para las vacaciones.

 

EM_DASH¿Para qué público pensaste estos dos últimos libros?

—Es una pregunta para el debate porque yo no trazo límites en la literatura. Me gusta una definición que no es mía, pero que la hago propia, y es que la literatura para niños y jóvenes es también para niños y jóvenes. No me gusta encasillar. Estos dos libros, (Ondinas y Salamandras) no los hice pensando en un público infantil, sino de 12 y 13 años en adelante, creo que es un lenguaje que cualquier joven puede decodificar.

EM_DASH¿Por qué elegiste los elementos de la naturaleza?

—Me gusta encarar la escritura de cuentos alrededor de un eje temáticos como la colección Sucedió en Colores que hice para niños sobre reyes y pájaros. Me ordena, me pone a pensar de una manera productiva cuando lo hago sobre un tema en especial. Al armar esta nueva colección pensé en especies aromáticas, figuras geométricas, y luego me di cuenta de la riqueza que proponen los elementos de la naturaleza, que están siempre presentes y a la vez son esenciales para la vida.

EM_DASH¿Se puede decir que hay una denuncia social en los cuentos?

—El factor social está muy presente en mis cuentos porque es mi visión de la vida. Están presentes la marginalidad, los olvidados. Ellos muchas veces son los protagonistas de las historias, pero nunca quise que la literatura fuera un panfleto de propaganda, al menos intento que no sea así.

EM_DASHAlgunos son tristes...

—Es cierto que no son cuentos con final feliz, pero siempre hay un personaje, una situación que tira para adelante, que no siempre es el protagonista, y que tiene la función de dar esperanza.

EM_DASH¿Hay cuentos que parecen terminar pero los retomás más adelante en el mismo libro?

—Sí, uno de los primeros de Ondinas, El río estuvo allí, que relata la historia de una esclava en el 1808 que lavaba la ropa en el río Paraná. Lo retomo en el mismo libro, con otro cuento que se llama igual y también está conectado con el fluir de las aguas porque la historia corre a lo largo del río. A partir de esa esclava cuento la historia de Cabral, el negro que murió por San Martín.

Sin saber que es el sargento Cabral, este personaje es una recuperación de la esperanza.

En Salamandras no pasa lo mismo. No hay cuentos que los recupere después. Es algo sólo de esa historia en Ondinas.

EM_DASHAdemás de distintas historias, en los libros hay mezcla de formas y colores

—Sí, y eso quiero destacar que lo hice gracias al apoyo de la editorial Alfaguara que me animó con esta idea. Algunos cuentos están escritos en rojo al principio clarito y después se va oscureciendo tomando un tono furia. Otro está escrito en forma de remolino. Me gusta mucho jugar con las formas y los colores.

Además, en estos libros una de las ideas tuvo que ver con jugar con los géneros, en el sentido de que hay realismo, fantasía, hay una obra de teatro, una "ópera" y poesía.

EM_DASH¿Cuál es tu propósito cuando escribís?

—Mi propósito es honrar el amor. No creo que el amor no esté de moda y que no se puede nombrar porque ya no se sabe qué significa. Siempre intento escribir con mucho amor y trato de movilizar al lector para que se comprometa con el prójimo de la mejor manera.

No me gusta la literatura que se escribe para los jóvenes y donde para buscar conquistarlos tienen miedo de poner a protagonistas distintos de ellos mismos, como por ejemplo los ancianos. Yo creo que no es así, y lo veo en mis lectores que justamente lo que quieren es conocer al otro que no es como ellos.

Para mí es fundamental respetar mucho al público lector juvenil. No quiero entregar textos fáciles ya digeridos, que no lo pongan en el tránsito de tener que tratar un texto literario que le guste o no. Yo les propongo literatura.

EM_DASH¿Cómo son los otros dos libros que estás preparando?

—Los otros dos son Nomos que gira en torno a la tierra y el del aire se llama Silfos. Con estos otros dos completamos la serie. Mientras, sigo trabajando en La saga de los dragones porque son tres o cuatro y recién salió la primera. Me tomé un respiro con estos otros libros. Corté, me corrí hacia los elementos de la naturaleza y escribí Ondinas.

EM_DASHEs frecuente el recurso a personajes de la historia argentina

—Sí, veo en mí un interés creciente por la historia argentina y por conocer más de lo que hablamos. Es más, estoy pensando en trabajar sobre alguna veta de la historia. Además, a través de estos personajes como por ejemplo el sargento Cabral, genero un vínculo con el lector, hablo de algo que los dos conocemos y eso permite compartir una emoción.

EM_DASH¿Los recomendás para la playa?

—Sí, me encanta que en la playa lean esto. Creo que hay que sacarse la idea de que en el verano solo hay que leer libros insustanciales. Me gusta mucho una frase de Serrat: "Si te toca llorar es mejor frente al mar...".

Bio

Liliana Bodoc nació en la ciudad de Santa Fe pero se crió en Mendoza. A los 40 años empezó a escribir y cautivó a jóvenes y adultos con La saga de los confines, una serie de tres novelas fantásticas : Los días del venado, Los días de la sombra y Los días del fuego. Toda la acción se desarrolla en un mundo imaginario llamado Las Tierras Fértiles, aunque parte de la acción transcurre en las Tierras Antiguas.
  Esta saga relata la invasión de ejércitos llegados a través del mar desde otro continente y evoca la época de la conquista de España a tierras americanas.

Comentarios