Edición Impresa
Sábado 24 de Octubre de 2015

Historias bellamente ilustradas

Fui invitado a escribir en esta columna y recomendarles algo para que disfruten.

Fui invitado a escribir en esta columna y recomendarles algo para que disfruten. Encantado con la idea, lo primero que hice fue mirar mi mesa de trabajo y, con una sonrisa, descubrí que no iba a ser algo difícil. Desde chico soy “fanático” de la ilustración, de esos que dibujan en cualquier pedazo de papel. Esta pasión, con el paso del tiempo, lejos de apagarse, fue agrupándose con otras como el cine y la literatura y me llevó del mundo del cómic a la novela gráfica y los libros ilustrados.
  Admiro los recursos que se utilizan en estas publicaciones, cómo lo visual se ensambla con lo escrito y qué técnicas utilizan los ilustradores para contar una historia. Es por eso que me he dedicado al diseño y la ilustración con el fin de crear mis propios mundos.
  Cada vez que voy a una librería no puedo evitar quedarme tardes completas en la sección de libros ilustrados recorriendo cada libro, lo que me lleva a la recomendación del inicio. Tengo tres artistas favoritos de esos que seguís en Facebook o comprás sus libros tanto por el nivel de detalle en sus ilustraciones, el manejo del color o cómo trabajan los textos para lograr que uno se “pierda” dentro de cada historia: dos de ellos son franceses: Rebecca Dautremer y Benjamín Lacombe. Ambos tienen trabajos publicados en la editorial Edelvives. De ella puedo recomendarles “Cyrano” (una adaptación de Cyrano de Bergerac en el mundo oriental); de él, “Madame Butterfly” (editado en forma de abanico) o “Los amantes mariposa”, que nos transporta al mundo japonés y la historia de dos jóvenes enamorados.
  El tercero, y para terminar, es el australiano Shaun Tan, de quien les recomiendo “La cosa perdida”, un libro con una hermosa historia a partir de la cual él mismo hizo un cortometraje con el que ganó un Oscar y que se puede ver en YouTube.

Lucas Mililli / Diseñador

Comentarios