Edición Impresa
Sábado 28 de Septiembre de 2013

Historias para asomarse y conocer al aula de cada día

"De guardapolvos y campanas", el libro de la docente y escritora María Beatriz Jouve, invita a meterse en la realidad de la escuela

En tiempos en que las supervisoras eran inspectoras, había una (no la única) que siempre presumía de poder anticipar "qué ocurría en cada escuela con sólo pisar la puerta de entrada". Cosas de la experiencia, argumentaba además. Quizás lo que no cerraba era el tono de comprobación que ganaba a aquella afirmación. "Sé muy bien lo que pasa, sé lo que hay que corregir". Algo más o menos así. María Beatriz Jouve (o Betty Jouve, como más se la conoce) se para también con sabiduría frente a la escuela y sus rincones. Pero felizmente desde otro lugar: aquel que quiere encontrar las razones de por qué un niño puede confiar en una maestra y no en otra para contarle un secreto que lo atormenta o una metida de pata; o por qué los maestros deben explicar que viven de un salario, cuando son parte de los seres vivos que "nacen, crecen, a veces se reproducen y mueren", y por tanto tienen las mismas necesidades que cualquiera de la especie.

De esto y otros relatos Jouve se ocupa en "De guardapolvos y campanas. Historias del aula, el patio y el cuerpo" (Ediciones Palabras Libres). No es un libro sólo para el "mundo docente" —quizás los que más se verán reflejados— es para todos los que quieran asomarse a conocer la escuela desde la mirada de una maestra que la transita a diario, desde hace 26 años (la antigüedad que la une al oficio). Una maestra que se permite pensar sobre lo que acontece y devolverlo en impecables crónicas, historias emotivas y muy bien contadas.

En esos relatos comparte sus preocupaciones por los niños hijos de "la Rita Lina", un juego de palabras para desnudar una realidad que atormenta a las infancias medicadas. También habla de las "herramientas de trabajo" que recoge cada mañana para ir a enseñar, donde la primacía ya no la tienen el borrador y la tiza, sino cartas para invitar a juegos de mesa y descubrir las reglas básicas de una convivencia, el viejo elástico que invita a destrezas mayúsculas y la música para los recreos.

Entre otras lecturas describe maravillosamente aquellas "características que hacen al oficio" y dice entre otras cosas: "...Muchas veces se experimenta una sensación extraña que puede sintetizarse en un: ¿a qué venía yo? Este síndrome suele producirse al finalizar la jornada, cuando saca la cuenta de que dio la clase de lengua y de matemática, limpió mocos, repartió zapatillas, puso agua oxigenada en la lastimadura infectada de Jonatan, medió entre los de sexto y los de séptimo que se peleaban en el patio, escuchó al juez que llamó a ver si Malena venía regularmente a la escuela, vendió y compró la rifa de la cooperadora que servirá para arreglar los baños, leyó la circular del Ministerio, saludó a los niños a las diecisiete y treinta, pero permaneció en la puerta junto a Emiliano hasta las dieciocho y treinta porque justo el colectivo donde venía su madre a buscarlo pinchó una rueda. Estos hechos no lo convierten en mejor ni peor, simplemente están relacionados con las características de su trabajo..."

María Beatriz Jouve se dedica a la docencia desde 1987, y desde 2006 es vicedirectora en la Escuela Nº 150 Cristóbal Colón de Rosario. Es profesora en ciencias de la educación (UNR), colaboró en publicaciones de Amsafé Rosario y desde 2007 colabora con la columna de educación del programa de radio de Carlos del Frade (FM Red TL 105.5).

Tiene otros libros publicados "Crónicas de la escuela" "¿Se nace o se hace? Crónicas de una maestra", los dos de Ciudad Gótica, y participó del libro de autoría colectiva "Cine y trabajo" y junto a otras autoras, publicó "Santa Fe, mi provincia" (Editorial Tinta Fresca).

Pero sobre todo, como señala Carlos del Frade en el prólogo "De guardapolvos...", "Betty se ha diplomado como licenciada en sociología cotidiana de los recreos. Ha demostrado que en ellos puede rastrear huellas profundas que va dejando el sistema en decenas y decenas de familias. Que si hace un registro de esas observaciones podría tener un más que interesante resumen de la historia política de nuestro pueblo en los últimos treinta años".

Comentarios