Ovación
Miércoles 11 de Mayo de 2016

Historia de un frigorífico

En 1883, en épocas de la Argentina agroganadera, el francés Simón Gastón Sansinena instaló en el margen sur del Riachuelo un matadero y grasería.

En 1883, en épocas de la Argentina agroganadera, el francés Simón Gastón Sansinena instaló en el margen sur del Riachuelo un matadero y grasería. Ocho años después la empresa se convirtió en sociedad anónima con el nombre de Compañía Sansinena de Carnes Congeladas, elaborando gran variedad de productos con la marca La Negra.

En septiembre de 1900, llegó a lo que hoy es General Cerri (por entonces Cuatreros) una comitiva encargada de analizar el sitio elegido por la compañía para emplazar un nuevo frigorífico con proyectos de exportación y puerto propio. Por entonces era presidente de la firma el terrateniente y ganadero Ernesto Tornquist (creador de la Refineria Argentina de azúcar, en Rosario), quien decidió la construcción de un frigorífico en 2 mil hectáreas de su propiedad ubicadas en cercanías de Bahía Blanca.

La planta fue finalmente construida entre 1900 y 1903, con chalé y parque destinado al administrador, diseñado por el francés Carlos Thays, un arquitecto, naturista y paisajista nacionalizado argentino.

La puesta en marcha sumó 800 habitantes al pueblo y en épocas de esplendor a cien obreros más. Entre 1917 y 1919, comenzaron las primeras crisis laborales que fueron reprimidas violentamente. A partir de 1943 el pueblo tomó el nombre de General Daniel Cerri (militar que participó de la Guerra de la Triple Alianza y fue considerado por la historia oficial como "héroe" por luchar "contra los aborígenes ladrones de ganado o cuatreros").

El frigorífico pasó más tarde a manos de la Corporación Argentina de Productores de Carne (CAP). Su producción no fue constante, cerró sectores, despidió empleados y bajó las persianas definitivamente en 2000.

Comentarios